Durante una ceremonia encabezada por el intendente Daniel Orozco y los integrantes de diferentes cultos religiosos del departamento de Las Heras se inauguró en la plaza Marcos Burgos un Monumento a la Biblia.

El acto fue organizado por el Consejo Consultivo de Culto, dependiente de la Subsecretaría de Políticas Sociales del municipio lasherino que trabaja en relación con todos los cultos religiosos.

La obra escultórica fue creada por el arquitecto Juan Pablo Amores quien junto a las autoridades descubrieron el trabajo.

“Este reconocimiento a la Biblia surge de la necesidad de unir a los diferentes cultos de Las Heras para la organización de actividades y ayuda mutua. La iniciativa de hacer el monumento a la palabra de Dios como fuente de sabiduría y de justicia nace con el fin de poner de manifiesto este trabajo en conjunto que venimos realizando para que las personas tengan en cuenta la palabra de Dios en la toma de sus decisiones”, explicó Carlos Malio, presentado en la oportunidad como el nuevo director de Culto de la Municipalidad de Las Heras.

“Es muy gratificante haber realizado un monumento a la palabra de Dios, que tanto ayudó en mi vida; la base de este trabajo está hecha en granito gris mara y el pie está realizado en granito negro absoluto; la biblia está labrada en mármol”, detalló Amores.

Durante la ceremonia quedó presentada la nueva Dirección de Culto de la Municipalidad de Las Heras, con el fin de apostar a un espacio de cooperación, promoción y desarrollo de las diversas iglesias y credos que se encuentran funcionando en el departamento.

De esta manera y por primera vez la municipalidad de Las Heras establece una política pública en materia religiosa con el fin de colaborar de forma constante ante cada una de las necesidades de la comunidad religiosa departamental.

Desde la comuna destacaron que los vecinos y las vecinas que visiten la principal plaza del departamento podrán apreciar la obra en homenaje al libro más leído de la historia y traducido a todos los idiomas.

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su hijo unigénito para que todo el que crea en él no se pierda sino que tenga vida eterna”, reza en el monumento el versículo Juan 3:16, uno de sus fragmentos más famosos de la Biblia.