Un hombre fue trasladado nuevamente a la cárcel de Batán luego de que agrediera a su esposa en el marco de un arresto domiciliario otorgado recientemente. Tras la agresión, el hombre fue trasladado de su casa de Miramar a la Unidad Penal 44 donde terminará el cumplimiento de su pena por una causa por comercialización de estupefacientes.

Aunque el caso trascendió en las últimas horas, el sitio 0223 reconoció que la mujer denunció la agresión de su pareja, Rubén Gustavo Cela, el 22 de junio y en pocos días revocaron el beneficio que fue concedido durante la pandemia de coronavirus.

La fiscal Florencia Salas le solicitó a la Jueza de garantías Lucrecia Bustos el dictado de una restricción de acercamiento y de manera simultánea al Juez de Garantías Daniel De Marco la revocación del beneficio. También se conformó una nueva causa por lesiones agravadas por el vínculo.

Fiscal Florencia Salas (Foto: Archivo)

Por los motivos citados se dictó la restricción de acercamiento y el traslado a la Unidad Penal 44 de Batán.

El otorgamiento de prisiones domiciliaria y morigeraciones de pena por cuestiones sanitarias produjo un rechazo de parte de la sociedad y recientemente la Cámara Federal de Casación Penal rechazó la mayoría de los planteos que llegaron a dicha instancia.