Fernando Ubieta (40) es el intendente del departamento mendocino más humilde, La Paz y en los últimos días dio la gran nota

Con la excusa de la crisis económica y las Fiestas, el jefe comunal peronista invirtió más de 2 millones de pesos del presupuesto para salir a regalar cajas navideñas.

En concreto, el intendente licitó y compró 4.000 cajas con productos navideños, 4.000 baldes de helado y 8.000 kilos de pollo.

Los productos los repartió gratis entre familias de La Paz y hasta se encargó de ir personalmente en algunos casos.

El “agasajo” a los vecinos costó $ 2,2 millones del presupuesto municipal pero para él no hay “nada extraño. La decisión, argumentó, fue tomada “en este año tan malo en el que la gente ha sufrido mucho por la pandemia, y hay tanta falta de trabajo”.

Ante la ola de críticas que empezaron a escucharse por esta acción en la previa de la Navidad, Ubieta salió a defenderse pero no estuvo solo, el resto del arco peronista mendocino le brindo todo el respaldo.

No entiendo el revuelo que hay. Hay políticos que se gastan millones de pesos en sus fotos en hacerse conocidos para ocupar un cargo. Bueno, yo considero que esto es necesario y que todos merecen pasar una fiesta tranquila en familia y felices”, afirmó Ubieta.

Matías Stevanato, intendente de Maipú defendió la acción de su par de La Paz “hay que analizar la situación de La Paz. Un departamento muy humilde y tiene un intendente que se preocupa por la situación que están viviendo. En Maipú también compramos bolsones para los sectores más humildes. Puso el corazón en la gestión y acompañó a las familias” indicó.

Desde Tunuyán, Martín Aveiro también salió a respaldar la acción de Ubieta. “Nuestro departamento es seis veces más grande de La Paz, pero lo que hizo es maravilloso porque sale más barato hacer lo que hizo con las familias de La Paz que poner un DJ en la calle Arístides o hacer un recital gratuito en el Parque, que es una noche”, marcó, tirándole un “palito” a los intendentes radicales del Gran Mendoza.

“La Paz necesita oportunidades, pero hoy discutimos si un pan dulce, un kilo de helado o un pollo. Hay otras cosas que discutir por La Paz y es el Gobierno provincial el que tiene esa obligación. Se necesita un desarrollo industrial para que los chicos después de los 18 años no se vayan a vivir a la Capital”, cerró Aveiro.

*Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.