Pedro José Fóppoli, ex defensor de Huracán Las Heras, y uno de los ídolos del fútbol lasherino, está a cargo de un equipo de jóvenes con discapacidad, volcando toda su experiencia y sabiduría a quienes hoy son sus jugadores estrellas.

//Mirá también: Gimnasia no se recupera de su crisis institucional y repercute en lo futbolístico

“Son ellos los que me enseñan algo todos los días”, remarcó Fóppoli mientras dirigía una de las prácticas. “Sean solidarios con los compañeros, jueguen tranquilos y sobre todo diviértanse y disfruten”, remarca el ídolo.

Pedro Fóppoli, el ídolo de Huracán que entrena al equipo de fútbol adaptado de Las Heras.

Fóppoli nació en Cavanagh (Marcos Juárez-Córdoba). Cuando era muy chico, fue rechazado en Newell’s Old Boys, pero años más tarde se convirtió en uno de los jugadores insignia del fútbol mendocino y del ascenso en la década del ‘80.

El ídolo vive cada momento junto a los jóvenes del equipo de fútbol adaptado de la Municipalidad de Las Heras, el cual participa de los Encuentro de Deporte Adaptado que se realiza en el departamento.

//Mirá también: Godoy Cruz dejó números positivos luego de vencer a River Plate y se ilusiona

“Estoy muy entusiasmado y agradecido por la oportunidad que me da la Municipalidad de Las Heras, encabezada por el intendente Daniel Orozco, y también al director de Deportes Mauricio Ginestar. Llevo varios años trabajando con el fútbol adaptado del municipio”, cuenta Fóppoli rodeado de sus jugadores.

Fóppoli en Mendoza, su primer equipo fue Huracán de San Rafael en 1981, luego integró Deportivo Maipú y se consolidó en Huracán Las Heras donde nació el famoso “Foppolazo”, por la potencia que tenía a la hora de ejecutar los tiros libres y además de jugar en otros clubes de la región, también vistió la camiseta de Godoy Cruz.

“Estoy feliz porque los chicos se sienten felices. Trabajar con los chicos es muy lindo y especial. En realidad, ellos nos enseñan todos los días, yo solo aporto algunas cosas. Nos enseñan muchísimo”, destacó Fóppoli, que a los 61 años, reconoce que “los hinchas de Huracán siempre me apoyaron. Son una hinchada maravillosa e incondicional que tiene el club. Les deseo mucha suerte y ojalá que pronto ascendamos. Pasé muy lindos momentos en el club”, comentó, mientras agrega: “Algunos me reconocen y me saludan por la calle, pero los más jóvenes no saben quién soy”, expresó mientras se ríe.

El defensor cordobés que a principios de la década del ‘80 llegó a Mendoza para jugar al fútbol y para quedarse a vivir. Hoy es el entrenador del equipo de personas con discapacidad de Las Heras, algo que lo tiene motivado y feliz. Fuente: Las Heras.