Se conoció la mediciónn mensual de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económica (DEIE), el índice de precios al Consumidor (IPC) aumentó 4,6% durante febrero. De esta manera Mendoza ya acumula una inflación del 7,8% en el primer bimestre. Se trata del peor resultado para ese período desde que el Gobierno retomó la medición, en abril de 2016.

Entre las nueve categorías relevadas por el organismo hay tres que se destacaron. “Vivienda y servicios básicos” presentó una variación del 7,3% respecto a enero, impulsado por los ajustes tarifarios aplicados en Mendoza el mes pasado. El segundo, es “alimentos y bebidas”, que sufrió una suba del 4,8% y, por ser el ítem de mayor incidencia en el bolsillo de cualquier familia, tuvo una alta incidencia en el IPC general (explica la mitad de los 4,6 puntos porcentuales de aumento).

Educación” fue el tercer rubro que sobresale del resto. Su incidencia es mucho menor a la de “alimentos y bebidas”, pero individualmente es el ítem que más subió en febrero 9,4%. El fuerte salto de precios tuvo que ver principalmente con cuestiones estacionales, debido al entonces inminente comienzo de clases.

Más alto que la Nación

Durante enero el IPC nacional había crecido 4%, mientras que el de Mendoza había avanzado solo 3,1%. Hoy los ajustes se compensaron, el IPC local creció 4,6% y el del total de la Argentina avanzó 3,6% según datos del Indec.

A nivel nacional, los ítems relevados que mayor variación registraron durante febrero fueron “restaurantes y hoteles” 5,4% y “transporte” 4,8%. En el otro extremo se ubicaron “comunicación” 1,8% y “educación” 0,1%, que aun no ha sufrido el salto estacional en el resto de las provincias. Fuente Los Andes