Sin lugar a dudas la pandemia modificó nuestras vidas por completo, así como también nuestros gustos y elecciones. Tal es así que el impacto del avance del Covid también se ve relejado en la moda ya que, según indican los expertos en las últimas novedades de estilo, las mujeres eligen ropa más cómoda y las prendas que se adaptan a la vida hogareña o a diferentes situaciones.

Mirá también: Tres jóvenes mendocinas fabrican ropa sustentable para todos los cuerpos

A casi un año y medio de pandemia, las mendocinas optan a la hora de comprar por prendas más sueltas y duraderas, las que puedan usarse más allá de una temporada. También apuntan a que sean funcionales y les otorguen libertad de movimiento.

“Las mendocinas buscan que las prendas tengan un valor agregado, que sean más sustentables o con un valor personal para ellas. También que tengan mayor durabilidad en el tiempo, es decir que no se vean obligadas a cambiarlas tan rápido. Por eso, en algunos casos, optan por invertir en algo de mayor calidad”, comentó al respecto la diseñadora de indumentaria, Ailín Puga, a Vía Mendoza.

Ailín Puga con uno de sus diseños. Gentileza.

Principalmente, apuestan por la comodidad que para los entendidos en moda es el estilo Comfy. Al pasar más tiempo en casa o varias horas frente a la computadora, tanto por el home office como por el cursado virtual, lo que más se ha buscado en el último tiempo son las prendas cómodas, sueltas y las telas más livianas.

//Mirá también: Ainelén y Macarena: dos amigas que se unieron para desafiar la problemática de talles en la lencería de Mendoza

Entre lo que se destaca la ropa deportiva, los joggins, las calzas, corpiños deportivos, buzos grandes y sueltos y zapatillas. Los jeans más holgados, dejando de lado el chupín. Y en lo que respecta a los tejidos, optan por los más blandos, que se adaptan mejor al cuerpo. Por lo que los pantalones ajustados y las telas más rígidas fueron apartadas en la mayoría de los armarios.

Lo que se viene para el invierno 2021

Lo que más se usa desde hace un tiempo y con el impacto de la pandemia es el estilo Comfy, tendencia que se basa en la comodidad y confortabilidad. En este estilo se usa mucho la ropa deportiva y urbana cómoda, de telas suaves, de algodón. Algunas se animan a mezclar el Comfy con prendas de vestir, uno de los últimos gritos de la moda.

Mayra Ballesteros con un tejido amplio, cómodo y abrigado. Gentileza.

“Vamos a ver mezclado el uso de jogger (joggin más angosto abajo con puño en los tobillos antes llamada babucha) y buzo, con zapatillas o borcegos, con un trench o tapado de pana largo, por debajo de las rodillas. También se usan las campera de cuero, las camperas infladas y los chalechos”, contó la diseñadora de indumentaria Mayra Ballesteros.

Cande Tinelli con una campera inflada, lo que se usa este invierno. Gentileza.

El pantalón chupín de a poco se está dejando de lado y se imponen los pantalones boyfriend o moms. Estos son rectos, tiros medio y alto, de bota ancha recta o levemente acampanada.

“El tiro medio y tiro alto siempre va a ser un clásico para las mendocinas porque tenemos cintura y cadera. Por ahí el tiro bajo, que se empezó a usar ahora, realmente no sé si va con nuestros cuerpos”, explicó Ballesteros.

Otro de los estilos que se impone es el Sportwear, es una tendencia similar al Comfy pero se enlaza mas con la ropa deportiva de marca tradicional como Nike, Fila, Adidas. “Esas prendas se complementan con otras de noche o urbanas. O con zapatos de fiesta, tacos o zapatillas. Queda un outfit urbano, que se adapta a cualquier ocasión”, indicó Mayra sobre cómo combinarlas.

En cuanto a los colores, el nude o colores ya se instaló como un clásico, al igual que el blanco y negro. El verde oliva, los tonos tierras y el naranja y fucsia.

María Berrera optó por los buzos anchos. Gentileza.
Stefanía Roitman con un jean mom. Gentileza.
El look Sportwear de Tini.Gentileza.