Una presentación realizaron los abogados defensores de Gil Pereg a la Corte mendocina por el cual han solicitado que se anule el debate que lo condenó a prisión perpetua por los el femicidios de su madre y su tía en un juicio presidido por un jurado popular, y se efectúe otro pero presidido por un juez técnico.

La presentación también pide que el máximo tribunal se exprese sobre el tema central del debate que consideran es el estado mental del condenado, para que se establezca si es una persona que entiende sus actos o debe ser considerado inimputable.

A principios de este mes y tras ocho jornadas de debate, un juzgado popular integrado por 12 ciudadanos consideraron que el israelí era “culpable” de las muertes de su madre, Pyrhia Sauroussy (63) y de su tía Lily Pereg (54), asesinadas en enero de 2019, en la casa que el acusado tiene frente a cementerio del Guaymallén.

En su momento, la jueza técnica Laura Gallardo dictaminó su sentencia y condenó a Gil Pereg por homicidio agravado por el vínculo –en relación a su madre- y homicidio agravado por el uso de arma de fuego -por su tía-.

Uno de los abogados defensores del acusado, Maximiliano Legrand, explicó, en una entrevista realizada por Los Andes, que presentaron un recurso de casación en la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia con diversos planteos “nulificatorios” de la sentencia, “teniendo en cuenta que hay vicios procesales y de juzgamiento”.

Entre los primeros destacaron que durante el debate se les rechazó el pedido de renuncia del juicio por jurado y que tenía como base la gran cantidad de información periodística que pudo inducir a los integrantes del jurado a prejuzgar el caso.

También se realizó un planteo en relación con el género, ya que en su momento había pedido se tuviera en cuenta la presencia de todos los géneros, incluido los no binarios.

“Hoy en día no todas las personas en relación a su género están representadas por un jurado. Es necesario que el mismo se le dé igual representación a los no binarios so pena de estar excluyendo a un porcentaje importante de la sociedad en las decisiones de gobierno. Pero esta exclusión no es el único asunto en cuestión. También, mediante esta exclusión se está negando a los justiciables de una decisión tomada por sus pares, se está sesgando conformación del jurado en orden a obtener decisiones por una determinada categoría de personas privando a otra categoría, a la sazón, los no binarios. Es por ello que entendemos que corresponde conformar el jurado de manera completa, en donde se ha preterido a un segmento de la sociedad, es decir, a aquellos que no se consideran representados por un género en la sociedad. Es decir, a aquellos no binarios”, habían explicado en una carta los abogados, previo al debate.

La inimputabilidad

El abogado también explicó que se incluyó como planteo de nulidad de la sentencia que hubo “un notorio apartamiento –por parte del jurado- de la prueba producida en el juicio”.

Los defensores de Gil Pereg ponen a consideración de la Corte para que se exprese sobre el viejo dilema que el caso plantea, dado las patologías psiquiátricas del acusado. Si debe ser considerado responsable o bien inimputable.

Durante el juicio que comenzó el 3 de noviembre los profesionales de la salud que lo trataron fijaron dos posiciones irreconciliables: los psiquiatras y psicólogos del Servicio Penitenciario y del Cuerpo Médico Forense consideraron a Pereg como un sujeto “raro, extravagante” pero sano, que no delira y que solo presenta un trastorno de la personalidad esquizotípico.

En cambio los médicos y psicólogos del Hospital Neurosiquiátrico El Sauce sostuvieron que el paciente padece una psicosis llamada parafrenia que se puede definir como un trastorno delirante crónico e irreversible. Es decir, un enfermo mental irrecuperable. En el mismo sentido se expresó el reconocido psiquiatra Mariano Castex, perito de parte. Cabe destacar quee Gil Pereg es tratado permanentemente en El Sauce desde hace más de un año y aún lo siguen haciendo ya que el acusado se encuentra internado en el nosocomio.

Finalmente los abogados defensores sostienen en su argumentación que Gil Pereg recibió un trato discriminatorio al no ser tratado de acuerdo a su patología.