Tres recetas de empanadas fáciles para la vigilia de Semana Santa

Imagen ilustrativa, empanadas de vigilia.
Imagen ilustrativa, empanadas de vigilia. Foto: Google

En estas fechas es muy común seguir las tradiciones de comida, una de ellas para Semana Santa son las clásicas empanadas de vigilia, en esta nota la forma más fácil de hacerlas.

Una de las tradiciones para Semana Santa en Mendoza es comer empanadas de vigilia. Entre las más comunes podemos encontrar la empanada de atún, también se le suman a esta las de verduras de estación.

Lo más característico para estas recetas son las masas de hojaldre, aunque también pueden hacerse con masa criolla. En esta nota podrás encontras tres tipos de empanada con relleno de atún, de verdura y cebolla con queso.

Empanadas de atún

Ingredientes:

  • 2 latas de atún
  • 1 tomate picado
  • Medio pimiento rojo picado
  • 1 pimiento verde picado
  • 1 cebolla picada
  • 2 huevos cocidos
  • 1 cebolla de verdeo picado
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • 12 tapas de empanadas
Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa. Foto: Google

El paso a paso

  1. Abrir las latas de atún y sacar el líquido, reservar.
  2. En una sartén con aceite caliente, saltear la cebolla picada. Una vez que la cebolla se transparente, incorporar el pimiento rojo, el pimiento verde y el verdeo. Continuar cocinando. Añadir sal y pimienta al gusto.
  3. Por último, añadir el tomate picado cuando los pimientos estén tiernos y espolvorear pimentón al gusto (dulce o picante). Cocinar un minuto más y agregar el atún desmenuzado y los huevos cocidos picados.
  4. Cuando el relleno esté listo, dejar que se entibie un poco.
  5. Para armarlas agarra una tapa de empanada y colocar un poco de mezcla en una de las mitades, cerrarla y sellar los bordes con un tenedor. Repetir este paso hasta rellenar todas las empanadas.
  6. Hornear durante 15 o 20 minutos con el horno precalentado a 180 °C.

Empanadas de verduras

Ingredientes:

  • Acelga
  • 2 zanahorias
  • 2 cebollas
  • Medio morrón rojo
  • 2 zapallitos verdes
  • Sal y pimienta
  • 150 queso fresco
  • 1 huevo
  • 24 tapas para empanadas
Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa. Foto: Google

Preparación

  1. Pica las cebollas y el morrón.
  2. Rallar los zapallos, las zanahorias y picar la acelga.
  3. En una sartén caliente saltear con un poco de aceite la cebolla y el morrón, cuando estén blandas agregar las verduras.
  4. Una vez rehogado, agrega el queso fresco en cubos y una clara de huevo, reserva la yema.
  5. Una vez frío el relleno, armar las empanadas. Colócalas en una fuente, pintar con la yema que habíamos reservado por arriba y cocinar hasta dorar.

Empanadas de cebolla y queso

Ingredientes:

  • Tres o cuatro cebollas grandes
  • Medio kilogramo de mozzarella o queso fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta
  • Una yema para pintar las empanadas
  • Optativo: albahaca o perejil picado, o aceitunas
  • 12 tapas de empanadas
Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa. Foto: Google

Paso a paso para hacerlas

  1. Cortar las cebollas al medio y luego en rodajas.
  2. Colocar la cebolla en una sartén con el aceite de oliva, sal y pimienta. Cocinar a fuego suave, revolviendo de vez en cuando, hasta que la cebolla esté transparente.
  3. Cortar el queso en cubos.
  4. Armar las empanadas con una cucharada de cebolla y una de queso.
  5. Espolvorear si se desea con perejil o albahaca, o colocar una aceituna.
  6. Cerrar las empanadas humedeciendo primero los bordes con agua. Hacer el repulgue o presionar los bordes con un tenedor, pintar con la yema.
  7. Cocinar en horno 180°C hasta que estén bien doradas.

Un bonus para agrandar la preparación es ponerle salsa blanca. Para hacerla se puede hacer con harina o fécula de maíz, manteca, leche y condimento a gusto.

Se necesita

  • 500 cc de leche tibia
  • 2 cucharadas de manteca
  • 2 cucharadas de harina o fécula de maíz
  • Sal y nuez moscada, a gusto

En una olla chica derretir la manteca, agregar la harina y revolver con cuchara de madera. Cocinar unos minutos y agregar la leche, mientras se revuelve constantemente para que no queden grumos. Una vez lograda la densidad deseada agregar la sal y nuez moscada.