Una pyme mendocina fue premiada por las Naciones Unidas (ONU), y está entre las 50 mejores del mundo por su contribución a una alimentación saludable.

Agrojusto se posicionó como la mejor de Argentina y obtuvo el reconocimiento entre proyectos de 135 países.

//Mirá también: Luz, Cámara e Inclusión: el proyecto que cumple 10 años integrando y comprometiendo a adolescentes

La plataforma de Agrojusto conecta a productores agrícolas, emprendedores, asociaciones y cooperativas (entre otros) con el consumidor final.

Participaron más de 2.000 pequeñas y medianas empresas oriundas de 135 países. Sólo 9 son de toda América y Agrojusto es la única de Argentina”, dijo María Fernanda Bonesso, cofundadora y directora general de Agrojusto.

La plataforma de Agrojusto está entre las 50 mejores del mundo. Agrojusto

“Cada ganador fue seleccionado por la forma en que su negocio contribuye a una alimentación más saludable, sostenible y equitativa para las comunidades a las que sirven, la fuerza de su visión del futuro, y qué tan bien comunican el impacto actual y futuro de sus negocios. Es un orgullo que una pequeña empresa joven argentina represente estos valores” agregó.

Agrojusto comenzó con 4 personas y en la actualidad son 12 los profesionales que trabajan. El portal web cuenta con la participación activa de más de 100 productores que están vinculados con más de 200 tiendas a lo largo y a lo ancho de todo el país.

Creemos que la economía social es el camino para cambiar la manera en la que consumimos. Hemos desarrollado tecnología, creando un puente entre los productores con los consumidores. Siempre nos paramos sobre la idea de construir un mercado más justo y más eficiente”, sostuvo Bonesso.

A través de la tecnología, la pyme mendocina conecta a productores agrícolas, emprendedores, asociaciones y cooperativas (entre otros) con el consumidor final. Así logra disminuir los costos de intermediación a través del fomento de circuitos digitales cortos de comercialización de alimentos.

“Donde más estamos posicionados es a través de la tienda online. No solo se ha creado un canal de venta directa sino se ha logrado crear una red de proveedores para la industria de los alimentos”, remarcó la fundadora de Agrojusto.

Silvina Morales de la Incubadora del IDR, destacó el trabajo realizado por la empresa mendocina: “Fernanda es la hija de productores que vienen trabajando desde hace muchos años con IDR. Ella ha vivido muy de cerca la problemática que muchos productores tienen con el tema comercial, sobre todo, y la poca valoración a la producción primaria que tanto esfuerzo lleva. Llego a la Incubadora en el 2018 con su compañero de equipo, Matías Lambrese, otro gran emprendedor del rubro tecnológico y agropecuario”.

La plataforma de Agrojusto está entre las 50 mejores del mundo. Agrojusto

Entre los mejores a nivel global

La startup mendocina resultó premiada por la ONU dentro del programa “«Best Small Business: Good Food for All» (Mejores pequeñas empresas: alimentos de calidad para todos).  La competencia premió a las 50 mejores pymes que están generando una revolución alimentaria.

Antes de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas, que tendrá lugar en septiembre de 2021 en Nueva York, el Gobierno de Italia organizó la Pre-Cumbre en Roma del 26 al 28 de julio de 2021. “Fue durante este encuentro donde nos enteramos de que habíamos sido seleccionados”, comentó Fernanda.

//Mirá también: Clima en mendoza: agosto comenzo con tiempo bueno y ascenso de la temperatura

El evento reunió a jóvenes, agricultores, pueblos indígenas, sociedad civil, investigadores, sector privado, líderes políticos y ministros de agricultura, medio ambiente, salud, nutrición y finanzas, entre otros actores. La reunión de tres días tuvo como objetivo presentar los últimos enfoques científicos y basados en la evidencia de todo el mundo, lanzar un conjunto de nuevos compromisos a través de coaliciones de acción y movilizar nuevos fondos y asociaciones.

La ONU reconoció a Agrojusto por su trabajo en el desarrollo de medios de vida más equitativos en donde ofrecer a los trabajadores apoyo y oportunidades, dándole voz y sin sufrir discriminación en la cadena de alimentos. También, por llevar a cabo una resiliencia ante las vulnerabilidades mediante la mejora de protección de empleos, ingresos, y diferentes comunidades.