Valeria Rocha, es oriunda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y vino a Mendoza en sus vacaciones. En su Twitter realizó un hilo de tips para las personas con discapacidad, bajo el #IncluyeBaterias en cual recomienda los punto accesibles de la ciudad o lugar que visitó.

Valeria tiene una discapacidad motriz, llamada atrofia muscular espinal, por lo que usa diariamente una silla de ruedas motorizada. Antiguamente usó una silla manual, pero por el avance de la enfermedad tuvo que pasarse a una silla eléctrica. Esto hizo que los viajes fueran más complejos, ya que las eléctricas no se pueden plegar como las manuales.

Valeria recomienda puntos en su hilo de Twitter con el #IncluyeBaterias. Postal de ella en el Dique Potrerillos. Foto: Gentileza Valeria Rocha

Durante sus vacaciones en Mendoza visitó dos diferentes bodegas que ofrecían la accesibilidad que personas con discapacidad necesitan. La primera visita fue a Bodega López “tiene el tour 100% accesible, tienen monta escalera, ascensores, está pensado adentro el recorrido con rampas”. La segunda fue Bodega Santa Julia, “una de las cosas que nos gustó es que cuando uno hace el booking de la reserva en la página ya te preguntan si vos necesitas una mesa accesible”, comentó Valeria.

Por otro lado, Valeria y su compañero de viaje pudieron conocer el Puente del Inca, Potrerillos, Uspallata y el Parque Aconcagua con una plataforma nacional llamada Viaja sin Barreras. Esta página ayuda a contactar a personas con discapacidad con prestadores de servicios turísticos en las diferentes localidades. “Ese tour si lo pudimos hacer de forma accesible, estuvo bueno porque tenían pensado todos los detalles como por ejemplo donde había un baño accesible”, agregó.

La joven pudo visitar grandes atractivos turísticos, como Puente del Inca. Foto: Gentileza Valeria Rocha

“Me gusta mucho los recorridos por la naturaleza, esto es lo más difícil estado en una silla de ruedas. Cuando voy a un destino me interesa ver que parte de naturaleza se puede recorrer, soy un poco aventurera en ese sentido”, contó entre risas.

Planear un viaje teniendo silla de ruedas

La joven estudiante de ingeniería, admite que es muy difícil conseguir hospedajes accesibles. “Mayormente me tengo que hospedar en hoteles de 4 o 5 estrellas porque generalmente son los que tienen las habitaciones accesibles y por eso resulta siempre caro viajar cuando uno tiene una discapacidad”, afirma.

Finalmente, encontraron un departamento, con ducha, algo muy importante para alguien con silla de ruedas y que el dueño se encargó de medir todas las puertas para que ella pudiera pasar sin problemas.

En Mendoza lo que más le costó conseguir a Valeria fue transporte, no conseguía camioneta o vehículo que la pudieran trasladar ella y la silla. Consultó en varias agencias, pero muchas no tenían disponible o le ofrecían opciones muy costosas.

Valeria en la parada del Metrotranvía, transporte apto para personas con discapacidad y accesible. Aunque muchas veces las bajadas no estaban en condiciones y era complejo el retorno. Foto: Gentileza Valeria Rocha

Por suerte los chicos de ‘Van al Aeropuerto’ ayudaron a conseguir un transporte para que pudiera recorrer la ciudad y visitar hasta bodegas. También usó para trasladarse el Metrotranvía y los colectivos de piso bajo que están adaptados para las sillas de ruedas, aunque el tema de las acequias si dificultaba un poco el uso del transporte público. Porque no todas las paradas están en condiciones para transitar en una silla de rueda.

¿Cuál es la mayor crítica a la falta de accesibilidad?

Valeria admitió lo que más temor le generó era lo estrecho de las rampas, miden 70 cm y ella con su silla tiene 66 cm. “Pasaba con lo justo, a veces era medio peligroso por el tema de las acequias”. Pero también había rampas muy bien adaptadas.

La turista bonaerense quiso conocer el Cerro de la Gloria, pero no pudo pasar más allá de la base porque solo tiene escaleras y sin rampas no se puede acceder. “Creo que estaría bueno en empezar a pensar desde el punto de vista de los usuarios con alguna discapacidad”, comentó. Por último, Valeria remarcó: “es importante tener en cuenta la accesibilidad porque se deja afuera a un público que va a consumir las actividades.”