En la ciudad neuquina de Plottier, un grupo de bomberos voluntarios tuvieron que realizar un impresionante operativo de rescate el miércoles 18 para sacar a un caballo de un viejo pozo ciego. Por fortuna, el animal salió ileso y las imágenes se viralizaon.

Nahuel, el dueño de “Berrinche”, el caballo que cayó al pozo, había alertado de lo sucedido aquel día luego de que se llevara a cabo el censo. Alrededor de las 18:50 horas, el cuartel recibió su llamado y angustiado pidió que lo socorran en su vivienda de la calle Roca al 1000.

“Contó que había dejado a su caballo Berrinche en su propiedad, pero que este saltó el alambrado hacia la casa de su hermano y se había caído en el viejo pozo ciego”, explicó el jefe del cuartel de Bomberos Voluntarios de Plottier, Carlos Mansilla, en diálogo con LM Neuquén.

Si bien dicho pozo tenía una tapa encima, por el peso del animal no aguantó y se desplomó, dejando al equino atrapado. Como pesa unos 300 kilos, se necesitó una grúa para sacarlo.

El oficial Carlos Zapata y con el personal a sus órdenes trabajaron para fajar al caballo y levantarlo. Necesitaron una hidro grúa de la Municipalidad de la ciudad.

El operativo se realizó en una hora y salió con éxito. Esto fue gracias a la labor de los Bomberos Voluntarios, personal de Defensa Civil, Zoonosis y Servicios Públicos de la Municipalidad. El caballo salió intacto de su caída y regresó con su dueño.