Los propietarios de los dos natatorios cubiertos que funcionan en Oberá, retomarán sus actividades luego de que el protocolo que elaboraron, junto a las autoridades comunales, fuera aprobado. "Con Fabián (Soza) pudimos lograr el Protocolo Municipal de Natación. Estamos muy contentos", manifestó a Meridiano 55 Gustavo Lingenfelder.

El dueño de uno de los natatorios adelantó que en el transcurso de la semana los inspectores visitarán las instalaciones para certificar y habilitar las actividades acuáticas controladas. En caso de tener todo en orden, la actividad volverá el martes próximo.

Por su parte Nelson Fabian Soza, el otro natatorio, aclaró que debido a los trabajos de refacción que inició, dará clases en el negocio de su colega.

"Para las clases deben presentar Certificado Médico que diga apto para la actividad física y si son Adultos mayores deberán presentar como una declaración jurada. Serán sesiones de 45 minutos. Deberán llegar ya con las mallas puestas, al finalizar tendrán un mínimo de tiempo dentro del vestuario para cambiarse. Llegarán y se retirarán con barbijo puesto. Firmar la planilla y usar alcohol en gel", detalló.