El jefe comunal, José Márquez Da Silva  se encuentra en buen estado de salud, aislado en su domicilio. Su madre que también se contagió del virus se encuentra más delicada.

El municipio que permanece  cerrado al público, solo brinda los servicios esenciales como recolección, sepelios y ambulancia a través de una guardia sanitaria, hasta el 15 de enero.

Asimismo los balnearios y atractivos turísticos de la zona, siguen habilitados, con muchas visitas diarias.