Desde el inicio de la pandemia de Coronavirus el pico histórico ha superado los 2000 diarios en la provincia y no obstante la situación no se ve reflejada en las internaciones o ingresos a las Unidades de Terapia Intensiva (UTI).

Ante es te cuadro se observa una alta demanda de hisopados en los centros de testeo que dispone el sistema sanitario público entrerriano, sobre todo en el hospital San Martín y la Unidad Móvil detrás de Casa de Gobierno en Paraná.

Ante esto la ministra de salud de la provincia, Sonia Velázquez, fue parte de una reunión virtual del Consejo Federal de Salud (Cofesa), en la cual los titulares de las carteras sanitarias provinciales informaron sobre la importancia de los testeos de diagnóstico de Covid-19 en algunos grupos.

Además la ministra y su gabinete mantuvieron una reunión con directores y directoras de hospitales de Entre Ríos para aunar criterios y junto con los expertos trabajar en modificar la estrategia para hisopados, estableciendo en qué personas es prioridad realizars el test para confirmar o descartar la enfermedad.

Criterios de hisopados

Sólo se realizarán hisopados a mayores de 60 años no vacunados o con esquema incompleto, con síntomas compatibles con Covid-19. Otro grupo es para pacientes que ingresen a internación independientemente del motivo, con o sin Covid-19, personal de salud y embarazadas (en cualquier semana de gestiación).

El mismo criterio se llevará a cabo ante un brote epidemiológico en insituciones cerradas ante una evaluación de la Dirección de Epidemiología.

Situación epidemiológica actual

En cuanto a las variantes que circulan en la provincia, desde la Dirección General de Epidemiología, se informó oportunamente que existe evidencia de que en Entre Ríos estaría circulando de forma comunitaria la Ómicron, si bien no se cuenta con una confirmación del Instituto Malbrán. A su vez, la Delta es la que predomina actualmente.

Cabe citar que, la mayoría de los casos de Covid-19 se presentan con cuadros leves a moderados, pero vale aclarar que la variante Ómicron sigue siendo una enfermedad que puede derivar en síntomas moderados a graves, e incluso, llevar a la persona a una internación, siendo más riesgoso si es paciente no está vacunado o no cuenta con el esquema completo.