Nahir Galarza, la joven condenada a cadena perpetua por haber sido acusada del asesinato de Fernando Pastorizo, demandó al psicólogo del programa televisivo Bendita TV, Gabriel Cartañá.

Gabriel Cartañá, el psicólogo que participa en el programa de Bendita TV y que fue denunciado por Nahir Galarza.

Según fue confirmado por los abogados, la joven denunció al médico venezolano, con matrícula nacional 32.810 por daños y perjuicios.

La causa quedó caratulada: “Nahir Galarza C/ Cartañá Borlenghi Gabriel S/Daños y Perjuicios” y está a cargo la jueza Elena Beatriz Albornoz, perteneciente al Juzgado Civil y Comercial N°4 de Paraná. Asimismo, se le solicita que a Cartañá se le quite la matrícula profesional.

Los motivos de la denuncia de Nahir Galarza al panelista y médico de Bendita TV

Según trascendió por los letrados, “Gabriel Cartañá se ofreció en 2018 en forma insistente a efectuar una pericia para la cual él realizaría tres viajes a visitarla en su celda de la Comisaria de la Minoridad y las Mujer en la ciudad de Gualeguaychú para realizarle una batería de doce test profesionales”.

Pero la denuncia radica en que en vez de suceder eso, Cartañá solo le realizó a la joven dos entrevistas de 40 minutos cada una y luego envió “una pericia básica e incompleta en materia de los test prometidos que fue rechazada”.

Esto mismo fue denunciado en dicho momento por la defensa de Nahir, a través del Dr. Horacio Dargainz.

Asimismo, tanto la joven como sus abogados defensores plantean que este psicólogo se aprovechó del vínculo establecido con Nahir para “revelar su intimidad incumpliendo con el secreto profesional y las obligaciones como perito”, al presentarse como “el psicólogo de Nahir”.

Según los abogados defensores de Nahir Galarza, la decisión de demandar al psicólogo mediático es para que "ninguna otra mujer deba ser vulnerada en espacios televisivos para beneficio económico".

Por todo esto, los denunciantes de Cartañá manifestaron que “la decisión es demandarlo en forma penal y civil para que ninguna otra mujer deba pasar por una vejación tal a su intimidad, ser vulnerada en espacios televisivos para beneficio económico, sin ningún tipo de escrúpulos e incumpliendo con el debido secreto profesional”.

A lo que el propio médico mediático afirmó que esto “es solo una maniobra de promoción de su abogada y no va a prosperar”.