Luego del anuncio del gobernador Omar Perotti sobre las nuevas restricciones para los departamentos de Rosario y San Lorenzo, a raíz de la segunda ola de contagio por coronavirus, muchos padres y docentes manifestaron su desacuerdo con la medida. Vía Pérez se contactó con Directores de algunas escuelas perecinas, quienes opinaron sobre la necesidad de volver a las aulas.

Mónica Morales, es Directora del Colegio Secundario Nuestra Señora de Fátima, y explicó que va más allá de lo académico:

“Implica a la afectividad, a la generación y fortalecimiento de vínculos emocionales tan importantes en la adolescencia. El aislamiento ha sumido a nuestros alumnos en estadios de ansiedad, tristeza, desorden en cuanto a horarios, y fundamentalmente, frustración frente al futuro.

La educación muestra limitaciones a la presencialidad en casi todos los países. (AP)

La Directora del Colegio Secundario Nuestra Señora de Luján, Prof. Lic. Mariana Ranea, opinó que no es un tema fácil, porque ha tomado un tenor político que nos puede acarrear otro problema, además de todos los que ya tenemos debido a esta situación.

Tal como lo refiere Ranea, “las escuelas están preparadas para la presencialidad, los docentes titulares estamos vacunados, los reemplazantes de larga duración e interinos, entre otros, aún no. Hay protocolos para cuidar a los niños y adolescentes que se cumplen dentro de las instituciones, etc. Pero también es real que hay situaciones de alerta que nos exceden y hay que tomar medidas excepcionales para cuidar a la población”, aseguró.

“Las decisiones políticas, si no están sesgadas por intereses de otra índole que no sean el cuidado de las personas, deberían ser respetadas”

Ranea opinó sobre la importancia del cuidado de la salud, pero sin que se politice este tema. “Las decisiones políticas, si no están sesgadas por intereses de otra índole que no sean el cuidado de las personas, deberían ser respetadas. Lamentablemente para nuestro país, y para muchos otros, todo se ha “politizado”, lo que nos lleva a ver las cosas desde un paradigma inédito, que solo era posible en una película futurista. Hoy nos toca, nos atraviesa, nos interpela, y por el momento solo nos queda hacer lo mejor posible para que nuestros jóvenes aprendan y estén preparados para el mundo que les quedará después de superar esta pandemia”.

Además se refirió al buen funcionamiento de las clases virtuales en el Colegio Nuestra señora de Luján. “Las familias nos acompañan con el compromiso de comprometer a sus hijos con las tareas. Las pantallas son “frías” pero nos permiten por lo menos conversar y “vernos” de alguna manera. No es lo mismo, siempre lo dijimos: “los docentes y las escuelas somos indispensables para la sociedad”, puntualizó.

Cecilia Miacca, es Vice-directora en la Escuela Provincial N° 1209 " Provincia de Chaco”, en Cabin 9.

Volver a la presencialidad luego de un año y en este contexto de pandemia, fue difícil y a la vez muy positivo. La felicidad en los ojos de nuestros alumnos es la prueba. Tuvimos que acomodarnos a una nueva forma de trabajo y lo hicimos con suma conciencia y responsabilidad”, expresó.

“Los niños deben, quieren y necesitan estar en la escuela. Es su derecho”

Miacca, explicó cómo les costó volver a conectarse con aquellos niños que no asistieron a clase el año pasado. Sin embargo, dijo que respeta las medidas que se toman para aplanar la curva de contagios, “pero no se entiende el cierre de las escuelas, cuando otras actividades no esenciales continúan funcionando”. Afirmó lo que muchos docentes dicen y comprueban: los establecimientos educativos son lugares muy cuidados. “Los niños deben, quieren y necesitan estar en la escuela. Es su derecho”

La Directora de primaria del Colegio Nuestra Señora de Luján, Mariel Menichelli, piensa que es totalmente indispensable la presencialidad.

“Con la metodología de alternancia también se comprueba la necesidad de que los niños estén en el aula. Principalmente porque somos seres sociales y necesitan el trabajo en sociedad, necesitan la mirada del docente, la cercanía, a pesar de la distancia protocolar correspondiente, la palabra escuchada a través de sus compañeros y docentes, los hábitos que se van formando y se consiguen en el aula, la constancia”, detalló.

Menichelli agregó que son muchas cosas las que se van perdiendo con la no presencialidad. “También es indispensable que la sociedad tome conciencia del momento delicado que estamos viviendo y cumpla los protocolos. Así como los cumplimos dentro del aula, que por favor los cumplan fuera del aula y en todas las instancias. De ese modo se puede continuar con esta presencialidad, de manera tranquila, cuidando la salud no solo física sino también psicológica”.