El pasado 22 de diciembre, los docentes y alumnos del Colegio Nuestra Señora de Luján, presentaron, de modo virtual, el libro “Relatos en pandemia: atando textos de encierro”, ante la presencia de autoridades ministeriales, directores, alumnos y familias. El libro salió a la luz gracias a la audacia de tres docentes que lograron entusiasmar a los alumnos a través de la redacción de cuentos relacionando pandemia, arte, física y literatura.

Presentación del libro en momentos de pandemia (Facebook)

Presenciaron también la presentación virtual del libro el Subsecretario de Educación Secundaria de Santa Fe, Gregorio Vietto, la Supervisora del Nivel Secundario Laura Pelaez Ruiz, y la Representante Legal del Colegio, Stella Mancinelli.

Micaela Mancini es la profesora de Física y en diálogo con Vía Pérez contó que la idea de escribir el libro surgió por las distintas tareas y consignas que le dieron a los alumnos. “Era difícil atraerlos desde la Física para que puedan seguir adelante con la materia, y alguna de las tareas fue hacer un cuento que involucre las tres leyes de Newton que ellos habían estudiado. No sabía cómo podría resultar. Cuando empecé a recibir las producciones yo quedé fascinada de los trabajos que habían hecho y me pareció injusto no compartirlo con el resto de la comunidad educativa ni con la comunidad de Pérez”, afirmó.

La docente comentó que se contactó con el Profesor de Literatura, Hernán Federico para que le de una mano y ver si podían hacer un libro o algo así, y él justo le dijo que también tenía producciones de esos mismos alumnos, ellos habían redactado cuentos y diarios, y eran muy buenas. “Ahí empezamos a pensar porqué no hacemos un libro e incorporamos también a la profesora de artística. Así se sumó Laura quien también participó del proyecto”.

Clases en casa por la cuarentena (CIMECO)

“Se lo propusimos a los chicos y enseguida engancharon y dijeron que sí. Empezamos a armar el libro. Tratamos también de que este año dejara a los chicos algo positivo, algo bueno. Que lo recuerden no solamente como un año donde tuvimos que transitar la virtualidad, porque de ese año siempre escuchamos cosas malas”, explicó la docente.

Hernán Federico comentó que los alumnos venían trabajando desde principio de año un diario de cuarentena, porque empiezan con el diario de Ana Frank, la clandestinidad, una situación de encierro de una adolescente por el nazismo, la segunda guerra mundial y como ellos estaban en una situación similar por el tema de la pandemia, “entonces les pedí que llevaran un diario cada día o semanalmente, relacionado sobre todo con las ganas que ellos tenían, no era una obligación ni se les pedía una determinada cantidad de páginas.

Hernán señaló que estaban trabajando las escrituras del yo, lo autobiográfico, por eso “lo que escribían podía estar relacionado con lo que ellos estaban viviendo, con lo que les iba pasando”. Todo tenía que ser en función de lo que iban sintiendo, de lo que querían escribir y tenían libertad para hacerlo”. El docente destacó que “cuando iba leyendo lo que me iban enviando, se vio un poco lo que nos pasaba a todos, el cambio de humor día a día, a veces más arriba, a veces más abajo, a veces optimista, a veces no. A fin de cuentas teníamos tanto material que tuvimos que hacer un selección”.

La Directora del Colegio, Mariana Ranea los animó con la edición del libro y señaló que “la idea es que este proyecto se perpetúe. También depende de los chicos, porque si ellos no se motivan, los proyectos no avanzan, eso es lo que tiene la educación, uno puede estar muy entusiasmado pero si a los chicos no les llega el proyecto... o los profes no tienen el carisma como tienen ellos dos para seducir a los alumnos, no avanza”.

Julieta Ledesma tiene 16 años. Es una alumna que estuvo participando en un concurso entre lectores, tiene una motivación extra, le gusta escribir, participa de algunos eventos y esto le vino como anillo al dedo. Manifiesta que le gustó mucho el libro. “Me costó un poco, pero una vez que empezaba a escribir, salió solo. Me gusta leer mucho y escribir a veces. Empezamos a escribir como una tarea, no sabía que iba a terminar con un libro. Cuando me puse a escribir traté de hacerlo lo mejor posible. Cuando terminaba la tarea de lengua, de escribir el relato, se lo mostraba a mi mamá a ver qué le parecía. Toda mi familia está muy contenta con el libro”, acotó.

Ángela Cucco, otra de las alumnas que se ilusionó con el proyecto comentó: “fue como que guau.... yo como que voy más por el lado de matemática y todo eso, entonces es como que nunca fui muy creativa digamos para la parte de escritos, después de ver el libro ....”, se ríe insinuando que aún no se lo puede creer. “Me costó digamos encontrar la inspiración”. El profesor Hernán le dice que en Argentina “tenemos físicos que han sido grandes escritores, quién te dice....”.

Ángela vuelve a reír y continúa “yo cuando escribí lo de lengua, había terminado todo y no me gustó, entonces borré todo y redacté otra vez, pero al final me gustó como quedó y también por lo que leí de los otros chicos, creo que todos hicimos un buen trabajo”.

La estructura del libro

Tres bloques

  • Cuentos realistas que hicieron los chicos en las clases de Lengua
  • Cuentos relacionados con física
  • Diario de cuarentena

Federico señala que los textos están mechados en el medio con los dibujos que fueron haciendo con la profesora Laura. “El prólogo lo hicimos entre los docentes que participamos del proyecto”. Mancini finaliza diciendo: “quiero destacar que a veces uno dice...la juventud está perdida, no hacen nada. Esto es para demostrar que hay grupos o alumnos que sí, pero hay otros que no, hay chicos que hacen cosas muy buenas y que hacen las tareas y las rehacen si ven que no les gusta y hacen trabajos muy lindos”.