El quinto accidente vial en este mes de mayo se registró en la famosa curva de la muerte, en la localidad de Pérez, este miércoles por la tarde, cuando un automóvil Nissan Tiida se despistó y cayó en un zanjón. Afortunadamente las cuatro personas que iban dentro no sufrieron graves lesiones y lograron salir por sus propios medios.

Tal como informaron en el medio La Capital, las estadísticas que se manejan en el cuartel de los Bomberos Voluntarios son las siguientes:

7 de mayo: volcó un camión que transportaba harina y arrasó un guardarrail de seguridad;

18 de mayo: volcó un automóvil Nissan, cuyo conductor era oriundo de Ushuaia;

22 de mayo: se despistó un Ford Escort;

23 de mayo: chocó un vehículo fúnebre que trasladaba el cuerpo de una persona fallecida en Bariloche que debía ser sepultada en Granadero Baigorria;

25 de mayo: otro vehículo Nissan

El tema en cuestión generó polémica en las redes sociales, ya que el Concejal Federico Jolly presentó en el Concejo de la ciudad de Pérez un pedido al Departamento Ejecutivo Municipal para que intervenga en el restablecimiento del normal servicio de luminarias en la curva de la muerte.

Por su parte, el intendente Pablo Corsalini expresó que la ruta 33 quedó en una zona gris, no porque sea ilegal, sino porque no queda claro quien tiene responsabilidad en el mantenimiento de la ruta. Aclaró que no hay empresas que se hagan cargo de esos trabajos y la Dirección Nacional de Vialidad no los hace.