Avanzan cambios en la Ley de Alquileres para ajustar los precios cada seis meses con un nuevo índice

Es el dictamen que firmó el Frente de Todos en el Senado. Proponen mantener los contratos de tres años. Juntos por el Cambio insistió con la versión aprobada en Diputados. El debate llega al recinto la semana próxima.

El oficialismo logró el dictamen de mayoría sobre la nueva Ley de Alquileres (Foto: Comunicación Senado)
El oficialismo logró el dictamen de mayoría sobre la nueva Ley de Alquileres (Foto: Comunicación Senado) Foto: Gabriel Cano / Comunicacion Senado

El debate de la Ley de Alquileres, que siguen de cerca 10 millones de inquilinos, dio este miércoles un nuevo giro en el Senado. El bloque oficialista avanzó con cambios al proyecto que aprobó la oposición en la Cámara de Diputados con el fin de mantener los contratos de tres años y ajustar los precios cada seis meses, bajo un nuevo índice.

En un plenario de las comisiones de Legislación General y de Presupuesto y Hacienda, el Frente de Todos consiguió el apoyo parcial del bloque Unidad Federal y logró el dictamen de mayoría para imponer su propuesta. El tema se tratará en el recinto la semana que viene, según adelantó el jefe del interbloque, José Mayans.

Si el Senado aprueba en el recinto el dictamen mayoritario, la discusión volverá a Diputados, que tendrá dos opciones: aceptar los cambios introducidos o insistir con la versión aprobada hace tres semanas. Será una votación con final abierto entre oficialismo y oposición, mientras el mercado locativo continúa paralizado a la espera de la sanción final.

Los senadores Pablo Bensusan (izquierda) y Ricardo Guerra (derecha) al encabezar el plenario de comisiones por la ley de alquileres (Foto: Comunicación Senado)
Los senadores Pablo Bensusan (izquierda) y Ricardo Guerra (derecha) al encabezar el plenario de comisiones por la ley de alquileres (Foto: Comunicación Senado) Foto: Gabriel Cano / Comunicacion Senado

A diferencia de la posición que tuvo en Diputados, donde defendió los aspectos más polémicos de la ley vigente, en el Senado el oficialismo avanzó con reformas. Si bien quiere mantener la duración de tres años de los contratos, propuso actualizaciones cada seis meses, un punto intermedio entre la ley actual (un año) y la media sanción (cuatro meses).

Además, se acordó fijar un índice en la ley en lugar de dejarlo librado a un acuerdo entre partes. Ese índice será el coeficiente “Casa Propia”, que publica el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación y que tiene en cuenta el menor índice entre el promedio de variación salarial del último año y el promedio de la inflación del mismo período.

El índice procura dar mayor estabilidad y previsibilidad a los inquilinos, cuestión que el proyecto de Diputados no hacía, introduciendo una cuestión dudosa”, explicó el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Ricardo Guerra, en referencia a la media sanción de Diputados, que establecía un menú de opciones.

Desde Juntos por el Cambio, Martín Lousteau planteó dudas sobre este punto: “Si va a ser un promedio de los últimos 12 meses y estamos en desinflación, van a tener un problema, le van a cargar más (al inquilino). Si la inflación va cayendo, le vamos a ajustar al inquilino por más que la inflación”.

La postura de la oposición

Juntos por el Cambio se enteró de los cambios a medida que Pablo Bensusan, presidente de Legislación General, los iba enumerando. El interbloque firmó un dictamen de minoría que replica el proyecto en revisión. “Hablaron de celeridad y proponen volver a Diputados. Hoy, con 12,4% de inflación”, masculló un legislador opositor al término del debate en el Salón Illia.

En efecto, el índice de precios de agosto se conoció mientras transcurría la discusión y encendió luces de alarma. “El principal desafío que tenemos todos es ver cómo hacemos para bajar la inflación. Acaba de salir el índice del 12,4%. Es un tema que nos tiene que llamar a la reflexión”, advirtió Víctor Zimmermann (UCR).

En tanto, los senadores de Unidad Federal Guillermo Snopek, Carlos “Camau” Espínola y Eugenia Catalfamo (cuyos votos son claves en el recinto) acompañaron el dictamen, con disidencias. Se mostraron a favor de mantener los contratos de tres años y la actualización cada seis meses, que calificaron como “un punto de equilibrio”, pero en cuanto al índice proponían una combinación entre inflación (en un 40%) y salarios (en un 60%).

En otro orden, el dictamen de mayoría también incorporó dos agregados: se estableció que “los ingresos provenientes de la locación de hasta dos inmuebles estarán exentos del pago del monotributo”; y también que “las partes podrán deducir del impuesto a las Ganancias el equivalente al 10% del monto anual del contrato de locación”.

La nueva ley de alquileres se tratará en el recinto del Senado la semana próxima (Foto: Comunicación Senado)
La nueva ley de alquileres se tratará en el recinto del Senado la semana próxima (Foto: Comunicación Senado) Foto: Gabriel Cano / Comunicacion Senado

El senador Guerra señaló que existe un “desequilibrio en favor de una de las partes, que es la que tiene mayor fuerza en esta relación contractual” y, ante una pregunta de Guadalupe Tagliaferri (PRO) sobre la intención de que se coloquen más viviendas en alquiler, opinó que “si los propietarios no van a poner en el mercado sus bienes, ratifican una actitud especulativa”.

Al cierre del debate, Anabel Fernández Sagasti reconoció que dentro del interbloque oficialista hubo una discusión intensa en torno al dictamen final. “Esta es la mejor versión a la cual hemos podido arrimarnos. Es una versión mucho mejor que la que vino de Diputados”, consideró.

Asimismo, afirmó: “La buena noticia es que lo hemos hecho con celeridad, como nos comprometimos”. “Cuando vino la media sanción de Diputados nos acusaban de que queríamos extender este debate, y demostramos que queríamos tratarlo rápidamente, pero también responsablemente, escuchando a las partes”, dijo. La semana pasada se realizaron dos reuniones informativas con representantes de inmobiliarias e inquilinos.

La reunión de este miércoles arrancó con polémica porque, con el objetivo de garantizarse el dictamen de mayoría, el Frente de Todos hizo dos reemplazos de senadores mientras regía el cuarto intermedio que se dispuso la semana pasada.

Se suplantó a una legisladora que no pertenece al oficialismo, Magdalena Solari Quintana (del Frente de la Concordia Misionero) por uno que sí es miembro, Adolfo Rodríguez Saá. También se reemplazó a Sergio “Oso” Leavy por Ricardo Guerra porque el primero tenía dificultades para llegar a Buenos Aires, pero finalmente estuvo presente.

Temas Relacionados