El Gobierno Nacional ratificó este jueves que “no va a aceptar ningún acuerdo” con el Fondo Monetario Internacional (FMI) “que implique comprometer la senda de crecimiento”, pero ratificó su “predisposición” y “voluntad” para resolver ese conflicto de deuda.

“Esperamos llegar al mejor acuerdo pero la Argentina no va a aceptar ningún acuerdo que implique comprometer esta senda de crecimiento que creemos que es el camino que tenemos que seguir llevando adelante”, dijo la portavoz presidencial Gabriela Cerruti.

Alberto Fernández dijo días atrás que cada vez que hubo acuerdos con el FMI, "el pueblo padeció". Foto: Captura

En su tradicional conferencia de prensa de los jueves, ahora la funcionaria evitó confirmar si se cumplirá con el vencimiento previsto para mañana, superior a los 700 millones de dólares.

“El Gobierno argentino tiene predisposición, tiene voluntad de llegar a un acuerdo que permita pagar de manera sostenible la deuda que el gobierno de Mauricio Macri contrajo con el FMI, que es un problema para la Argentina, que va a ser un problema por muchos años para la Argentina, que es un problema que hemos heredado, pero del cual nos estamos haciendo cargo”, insistió.

Al respecto, remarcó que la decisión de la administración de Alberto Fernández es “defender” en la negociación con el Fondo “las jubilaciones de los argentinos, el gasto en materia social, la inversión en ciencia técnica, la inversión en educación, los derechos de los trabajadores y, sobre todo, que continúe la senda de la producción y del crecimiento para que podamos seguir llegando con empleo genuino, con trabajo con educación, con buenas educaciones a todos los argentinos y argentinas”.

Eso es lo que estamos discutiendo y defendiendo”, insistió.