Máximo Kirchner convocó a internas en el PJ bonaerense sin anunciar si irá por la reelección

El titular del peronismo propuso el 17 de noviembre y sostuvo que ese día también debería celebrarse la interna a nivel nacional del PJ, cuyo presidente, Alberto Fernández, pidió licencia.

Máximo Kirchner.
Máximo Kirchner.

El peronismo kirchnerista espera que en seis meses se hayan renovado las conducciones bonaerense y nacional del Partido Justicialista. Este lunes Máximo Kirchner, titular del peronismo de Buenos Aires, propuso el 17 de noviembre como fecha para realizar las elecciones internas de autoridades, en medio del a tensión que mantiene La Cámpora con el gobernador Axel Kicillof.

En un comunicado difundido en las redes sociales, Kirchner anunció que en la próxima reunión del Consejo Provincial del PJ, que él preside, propondrá la convocatoria a internas, moción que, se descuenta, será aprobada.

La fecha elegida fue el 17 de noviembre, el Día del Militante Peronista. El justicialismo, a modo de liturgia, recuerda los 17N el regreso del general Juan Domingo Perón al país, después de 17 años de exilio, tras su derrocamiento por el golpe cívico-militar de 1955.

En el comunicado se dice que se propone el 17N “atento a la propuesta realizada por el Consejo Nacional del Partido Justicialista, en cumplimiento de lo resuelto por el congreso partidario, para que se convoque a elecciones nacionales de las autoridades”.

“Es necesario hacer coincidir los actos electorales”

“El PJ bonaerense que tengo el honor de presidir, representa el 37,32% del padrón total nacional. Por lo tanto, no solo es adecuado, sino operativamente necesario hacer coincidir los actos electorales en una misma jornada, promoviendo la masiva concurrencia a las urnas para elegir qué destino debe asumir el partido a nivel nacional y provincial”, explicó Máximo Kirchner.

La conducción del PJ nacional, sin embargo, aún no definió ninguna fecha para renovar las autoridades. El congreso partidario de marzo pasado aceptó el pedido de licencia como titular partidario de Alberto Fernández, y la conducción quedó a cargo de la línea de vicepresidentes conformada por Axel Kicillof, los exgobernadores y actuales senadores Juan Manzur y Lucía Corpacci, más Cristina Álvarez Rodríguez (bonaerense cercana a Cristina Kirchner) y Analía Rach Quiroga (ligada a Jorge Capitanich).

El Congreso de Ferro le dio a los vice el mandato para llamar a internas nacionales y ordenó que conformen una “comisión de acción política”.

En la sede partidaria nacional de Matheu 130, los vice se reunirán este martes con otros dirigentes como Wado de Pedro, José Luis Gioja y el porteño Juan Manuel Olmos (cercano a Alberto Fernández), más Santiago Cafiero, que es secretario general del partido. Máximo Kirchner ya marcó la cancha y avisó en la previa que propone el 17N para ir a internas. El tema sería tratado en la cumbre peronista de este martes.

Kirchner asumió la jefatura partidaria de Buenos Aires en diciembre de 2021, como síntesis de un acuerdo de los intendentes peronistas. “Al asumir la presidencia del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires por pedido de la inmensa mayoría de los y las intendentes - convalidada por la votación de los congresales-, expresé la intención de que quien me sucediera en la responsabilidad, fuese producto del voto de los afiliados y afiliadas”, recordó Máximo Kirchner en su propuesta de internas.

En la carta también dejó un apunte político: “Como siempre, y con la misma convicción con que muchos y muchas peronistas nos opusimos al desastroso acuerdo con el FMI que impactó en la economía, limitó nuestra soberanía, empeoró las condiciones materiales de nuestro pueblo trabajador, entre otras consecuencias constituyendo la base para la derrota electoral en el 2023″, afirmó.

Este medio le preguntó a un dirigente muy cercano a Kirchner si irá por la reelección. “Por ahora no se ha discutido eso. Lo importante es que se abrió un proceso, como lo había planteado Máximo al principio de su gestión respecto a que el sucesor de él o la sucesora se elegía tras el voto de los afiliados. O sea que cumplió con uno de sus objetivos como presidente del PJ”, resumió.

La Cámpora cuenta actualmente con 12 intendentes, algunos de distritos importantes como Julián Alvarez (Lanús) y Mayra Mendoza (Quilmes) y no se descarta que alguno de ellos sea impulsado para la sucesión de Máximo Kirchner.

Antes de las elecciones del año pasado empezaron a asomar grietas en el kirchnerismo bonaerense. La Cámpora y algunos intendentes de un lado; el gobernador finalmente reelecto, con otros intendentes, del otro. Axel Kicillof cuenta ahora con el respaldo de Ferraresi (Avellaneda) y Secco (Ensenada); el primero es peronista, el segundo tiene un partido propio kirchnerista. El año pasado los dos fueron principales fogoneros del operativo clamor “Cristina Presidenta”. Hoy, distantes de Máximo Kirchner, rodean al gobernador junto a otros dirigentes como Andrés “Cuervo” Larroque (exsecretario general de La Cámpora) y Gabriel Katopodis.

La conducción partidaria de Kirchner fue cuestionada desde un principio por Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría, quien contaba con un año más de mandato al frente del PJ provincial. Todo indica que Gray, que llevó su disputa a la justicia, buscará armar un polo opositor a La Cámpora. “Se creen que el partido es un club de amigos”, dijo Gray en charla a este medio.

Semanas atrás, Cristina Kirchner reapareció en Quilmes, invitada por Mayra Mendoza. Al terminar el acto, al escenario subieron Máximo Kirchner y Wado de Pedro. Kicillof quedó en la platea, aplaudiendo y sin haber sido nombrado una vez en el mensaje de Cristina Kirchner.