Balean a una pareja en el Camino del Buen Ayre para robarles la moto

El intento de asalto ocurrió antes de la salida de Campo de Mayo. Las víctimas huyeron 9 kilómetros, heridos.

Policía de la Provincia de Buenos Aires.
Policía de la Provincia de Buenos Aires. Foto: Redacción Los Andes

El 18 de marzo por la tarde, Hernán Lavalle y su pareja, fueron víctimas de un intento de asalto en el Camino del Buen Ayre. Hernán conducía una moto BMW 1200 y sufrió un disparo en la parte izquierda de su cadera, producto del intento del robo del rodado. Su esposa, también fue interceptada por el disparo.

Camino del Buen Ayre.
Camino del Buen Ayre. Foto: Web

El hecho ocurrió en el Camino del Buen Ayre yendo de Panamericana hacia Bella Vista, antes de la salida de Campo de Mayo. La pareja se encontraba circulando en moto cuando notaron que detrás de ellos había dos hombres en una moto chica, que parecían estar siguiéndolos. Hernán se mantuvo alerta: “Los que andamos en moto tenemos registro de las situaciones de inseguridad”.

Sin embargo, al no verlos más por los espejos, pensó que la moto habría tomado alguna salida de la autopista. “Dejé de verlos por los espejos y creí que habían agarrado alguna salida, pero de repente, se nos pusieron a la par y trataron de manotear las llaves para apagarla o para sacarlas”.

Para evitar el robo, decidió acelerar y terminó sufriendo un disparo que traspasó el muslo de su pareja y le pegó en la parte izquierda de su cadera. La misma bala hirió a los dos. Sobre los sucesos, Hernán, detalló: “Yo, en ese momento, acelero a fondo y escucho un disparo que me termina pegando a mí en la cadera izquierda y sigo acelerando en busca de alguno de los puestos de policía del Camino del Buen Ayre. Recordaba que uno de los puestos estaba en la salida de Campo de Mayo, pero lo pasé, ya que venía acelerando intentando escapar”.

Las víctimas del hecho delictivo, luego de huir heridos por 9 kilómetros, lograron bajar en la salida de Gorriti, Bella Vista. Una vez en el puesto de policía, la pareja fue asistida y trasladada al Hospital Larcade de San Miguel. “La atención en la comisaria y en el Hospital fue impecable. Quería agradecer a toda la gente que intervino”.

“Todas las personas que intervinieron, policías, médicos, enfermeros, camilleros, nos contaban historias de asaltos, robos o distintas situaciones que vivieron ellos o sus hijos. A todos algún hecho de inseguridad les tocó pasar... mucha tristeza e impotencia”.