Detuvieron a un hombre en Caseros por golpear a otro en la entrada del Instituto Evangélico Americano, un colegio de la zona. La pelea habría surgido a raíz de una fuerte discusión en el grupo de Whatsapp de padres. Uno de ellos perdió la visión de un ojo por la trifulca.

//Mirá también: Margarita Barrientos cerró dos comedores por falta de alimentos: “Estoy sufriendo mucho”

El hecho ocurrió en la entrada del Instituto Evangélico Americano situado en la calle Belgrano al 4700, de la localidad de Caseros, en el partido Tres de Febrero.

Según trascendió, Esteban Bieiaszewzki, comerciante de 46 años, trató de “luchona” a la hija de Alberto Morea, kioskero de 52 años, en el grupo de Whatsapp escolar. Este término generó la ira y la furia de Morea, quien golpeó a Bieiaszewzki y le provocó la pérdida de visión en uno de sus ojos.

Los testigos filmaron la situación y en el video se nota como va levantando la temperatura de la discusión hasta llegar a los golpes de puño.

Alberto Morea fue detenido por personal de la Policía Federal Argentina (PFA) y el Grupo Táctico Operativo (GTO) de la Comisaría 1ra de Caseros. La Unidad Fiscal de Investigación 01 de San Martín caratuló la causa como “lesiones graves y aprehensión”.

Salieron a la luz los audios por los que se produjo la pelea. En ellos se puede escuchar a las madres discutir y a la esposa de Esteban Bieiaszewzki: “Yo con mamás luchonas no converso”.

¿Mamá luchona me decís a mí? con esa cara que tenés de frígida”, le responde la mujer de Morea. Además, terminó lanzando una advertencia de lo que ocurriría después: “Ya nos vamos a ver y más te vale que me lo digas en la cara”.

//Mirá también: Por primera vez en Sudamérica, nació en el Sanatorio Otamendi una beba por el método de fertilidad “de tres padres”

Cómo surgió la discusión que derivó en la pelea

“Estábamos hablando de una notificación del colegio y terminó todo mal en el chat, pero no pensábamos que iba a terminar así”, declaró una de las madres del grupo en diálogo con TN.

Explicó cómo se fue desvirtuando el tema de conversación: “La notificación era para pedir que si los chicos estaban con mocos o tos no vinieran al colegio y que se presentara certificado del pediatra. Todos decíamos que era difícil porque no hay turnos en los médicos. Esa charla derivó en una discusión política y se mezcló toda la conversación y terminó así”, contó.

Y comentó: “Empezó con una pelea entre mujeres, pero terminaron agarrándose a piñas sus maridos, no entendí. Nunca esperamos que terminara así en esta pelea”.

Noticia en desarrollo