El llanto de Julio Cesar Falcioni conmovió al país futbolero cuando, tras el penal convertido por Martínez, Independiente eliminaba a Estudiantes y lograba el pasaje a las semifinales de la Copa de la Liga luego de empatar 0 a 0.

La tarde de La Plata tuvo participación decisiva de un puntaltense, Domingo Blanco, quien convirtió el tercer penal de la serie y encaminar la clasificación del “Rojo”. El futbolista formado en Rosario Puerto Belgrano fue el dueño de la mejor ejecución de la serie. Pateó el penal con clase, ubicando al lado del palo izquierdo del arquero.

Durante el partido el puntaltense tuvo una buena actuación, participando en la recuperación de pelotas claves en el medio y estuvo cerca del gol, pero Andújar se lo impidió. Tras la expulsión de Ortega debió retrasarse y terminó cerca de la defensa de su equipo.

Con esta victoria Independiente será rival de Colón en la próxima instancia y está a dos partidos de coronarse campeón en el fútbol argentino.