El Relevamiento Socioeconómico 2021 marca una tendencia negativa en nuestra ciudad: en apenas dos décadas, un quinto de los hogares de Rafaela pasaron a ser alquilados.

En el informe que se difundió en la tarde de este miércoles, se marca que hubo un “Fuerte crecimiento de las viviendas en altura durante los últimos 20 años”. En 2001, el 97,1% eran casas y el 1,7%, departamentos. Ahora, 92,6% y 5,4%, respectivamente. Se aclara que “Los porcentajes que restan para completar el 100% están constituidos por las viviendas que son lugares de trabajo y por las unidades habitacionales de condiciones precarias e informales”.

“En sintonía con las tendencias observadas a nivel nacional, el sueño de la casa propia es un anhelo cada vez más difícil de lograr”, dice el RSE 2021 y detalla que en 2001, el 12,4% era inquilino. Diez años después, en 2011, se había incrementado a 16,8%. Ahora, en 2021, subió hasta el 21,5%.

También se menciona que “El 29,8% de las familias no son propietarias de la vivienda que habitan”. Esto quiere decir que hay un 8.7% al que le prestan la casa o hicieron una pieza aparte en la casa de los padres o los suegros. De ellos, el 54,4% declara tener intenciones de construir o comprar una vivienda (aprox. 5.500 hogares) Los últimos años muestran una tendencia al descenso en la proporción de familias con intenciones de acceder a la propiedad de la vivienda”.

Confort

En cuanto a los servicios, Rafaela tiene una buena proporción, a comparación de otros lugares: “Los servicios de agua corriente y energía eléctrica alcanzan a casi la totalidad de las viviendas locales (92,2% y 99,2% respectivamente). El 80,3% de las viviendas cuenta con drenaje sanitario (cloacas) y poco menos de la mitad (45,8%) poseen suministro de gas natural”, dice el informe.

Casi la totalidad (99,1%) cuenta con baño instalado. El 96,6% son de uso exclusivo del hogar y el 3,4% de uso compartido. El 73,4% de las viviendas cuenta con agua caliente.