En un comunicado titulado “¡Basta de fumigaciones en el Aeródromo de Rafaela!”, 9 organizaciones sociales y vecinos y vecinas de ese lugar le exigieron al Municipio “suspender la licitación pública para el cultivo de soja con agrotóxicos a metros de las casas y de la planta potabilizadora de agua”. Los sobre se abren este viernes 27 de mayo.

En ese texto que lleva la firma de Rafaela sin venenos, por la agroecología (Acción de defensa animal y protección ambiental Rafaela -ADAPA- Amigos de la Vida, Estación Esperanza, La Casona de los Pibes, La Néstor Kirchner, Multisectorial Paren de Fumigarnos, ONG Capibara, PCR, Tiza y Karbón, vecinas y vecinos autoconvocados) rechaza “la intención de la Municipalidad de continuar con la explotación de 100 hectáreas de soja y otros cultivos comerciales con uso de agrotóxicos en el Aeródromo local. Esto implica la fumigación con venenos como el glifosato a 200 metros de las casas y a 700 metros de la planta potabilizadora de agua que abastece a toda la ciudad”.

Vale destacar que si bien el Concejo Municipal aprobó una nueva norma, que determinaba que se podían pulverizar con productos biológicos a partir de los 50 metros en el periurbanos, con más controles, la misma fue vetada. El próximo mes de junio se vence ese veto y se espera que se de una reglamentación sobre la misma. Aunque la comisión creada solo se reunió dos veces.

Si bien la ordenanza vigente habilita a fumigar a 200 metros de las viviendas, ese límite, establecido en 2008, está completamente desactualizado. En los últimos 14 años se conocieron numerosos estudios científicos que demuestran los graves impactos de los agrotóxicos en la salud y el ambiente. Al mismo tiempo, fallos judiciales a nivel provincial y nacional ordenaron ampliar las zonas de resguardo ambiental para proteger la salud de las personas. Entre ellas, se destaca el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia -de noviembre de 2021- que ratificó la orden de alejar 1000 metros las fumigaciones en Zenón Pereyra, dictada por la Sala Segunda de la Cámara de Apelación Civil y Comercial de Santa Fe”, afirman.

A continuación, le piden tanto al Intendente Luis Castellano como al Concejo Municipal lo siguiente:

  • Suspender el llamado a licitación pública para la Explotación Agro Comercial de Terrenos del Aeródromo de Rafaela, registrado bajo el número 53.182, del 21 de abril de 2022, cuya apertura de sobres está prevista para este 27 de mayo.
  • Vetar por completo la ordenanza Nº 5331, aprobada en diciembre de 2021, que redujo a 50 metros el área de protección (y que en este momento se encuentra suspendida por un veto parcial del intendente)
  • Actualizar la zona de resguardo ambiental a una distancia que proteja la salud de la población
  • Promover la producción agroecológica de alimentos en el periurbano

Es urgente que la Municipalidad de Rafaela cumpla con el artículo 41 de la Constitucional Nacional y con el principio precautorio presente en la Ley General del Ambiente que establece: “Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente”, sostienen y terminan exclamando “¡La salud no se negocia! ¡Por una ciudad sin venenos y con agroecología!”

La Municipalidad dijo que no incumplía la norma

A comienzos de 2018, el bloque de Cambiemos presentó en el Concejo Municipal un pedido de informes muy concreto: quería que el Ejecutivo le respondiera si se fumigaba en el predio del Aeródromo local (en donde habitualmente se cosecha soja) y qué tipo de herbicida se utilizaba. También cuál fue el área pulverizada, y si el Municipio está al tanto de esta situación. Esto se basaba en denuncias de vecinos diciendo que se incumplía el límite de 200 metros.

La respuesta oficial que se informó fue que el 9 de enero de ese año, “en parte de las concesiones correspondientes al Aeródromo Rafaela, se realizó la aplicación de Glifosato (principio activo Glifosato 62.5%)-Receta agronómica de Autorización de Aplicación Nº 092018)”. Se asegura que la aplicación de fitosanitarios “se realizó en parte de las concesiones 359-360-375-376-391-392, respetando el límite agronómico de acuerdo a la ordenanza Nº 3600 (decreto Nº 22.507/04 art. 1 y 30.023/08). El límite agronómico corresponde a 200 metros. Se considera: en el sector norte contando a partir del perímetro urbano (límite divisorio entre el Aeródromo y el barrio lindante) en el sector Este desde el perímetro urbano; en el sector oeste desde las instalaciones que se encuentran dentro del aeródromo”. Al mismo tiempo, la Ing. Olga Badiño, a cargo de la Dirección de Medioambiente, señaló que “la distancia entre el perímetro urbano y el área donde se realizó la aplicación es de 200 metros. Esto de acuerdo a la normativa vigente mencionada”. Junto con esta respuesta, se adjuntó la receta agronómica y el acta de inspección.