Conforme a denuncias que recibe la AIC por diferentes robos de teléfonos celulares, los pesquisas de la Agencia realizan diferentes relevamientos y controles del rubro. Se llevan adelante tareas investigativas y un abordaje complejo que permite identificar el posicionamiento del aparato tecnológico, su actividad operativa (si está en funcionamiento), y el cotejo de nomencladores que permiten identificar el origen y el titular o usuario del celular.

En esta oportunidad, el lunes 17 del mes de enero se secuestró un teléfono celular que presentaba irregularidades. En el comercio ubicado en la ciudad de Rafaela sobre Ruta Nacional 34 y Vélez Sarfield, se llevo a cabo la requisa con la anuencia del Fiscal en Turno, Dr. Guillermo Loyola quien dispuso la medida judicial para incautar el celular a los efectos de diligenciar los trámites de rigor judicial. El equipo registra un valor en el mercado aproximado a 30 mil pesos.