Lorena Córdoba, la expareja de David “El gordo” Perona, sindicado por la Justicia rafaelina como el organizador de una asociación ilícita que regenteaba el juego clandestino en Rafaela y zona, denunció que sufre amenazas. Y apuntó contra Leonardo Peiti, el socio en Rosario: “lo entregó a mi esposo y a otras personas para llegar a un acuerdo y poder quedar en libertad”. Asimismo, remarcó que “sigue con el juego en Rafaela y en Rosario”. En estos días, se homologará un juicio abreviado contra Peiti en Rosario.

// Mirá también Reprograman audiencia clave de Leonardo Peiti por causa de juego clandestino

En declaraciones a Radio Rafaela, Córdoba dijo que “Hoy estoy recibiendo amenazas. Por eso redoblaron mi seguridad”. En la actualidad, está libre bajo fianza. Perona falleció por COVID hace poco más de un año, a los 42 años.

Si bien nunca se casaron, se refiere a David Perona como “mi esposo”, dado que pasaron 5 años juntos. Admitió que “conocía las actividades de juego clandestino. Incluso, empecé trabajando para él y después pasamos a tener un vínculo, una relación”.

Pero marcó que “en su momento era una contravención. Desde nuestro pensamiento, somos víctimas de un sistema inoperante. En otros países, esto está legalizado desde hace mucho tiempo”.

Leo (Peiti) en su momento, se le complicaron las cosas y tuvo que entregar a mi esposo y a otras personas para llegar a un acuerdo y poder quedar en libertad. A nosotros nos allanaron y en la misma tarde lo detuvieron. Después, volvieron a allanarnos y libraron mi detención y otras personas”, contó.

“Todo esto lo viví muy mal. Sinceramente, no merecíamos esto. Todo lo que pasó. Sinceramente, desde mi parte, no creo haber hecho daño a nadie. David es muy conocido en la ciudad porque ayudó a muchas familias, a personas. Fue muy conocido por todos. Muchos me dicen que lo lamentan muchísimo. Jamás dejé de trabajar. Jamás recibí una mala cara, un alejamiento, la mejor contención. Eso habla de la clase de personas que fuimos. Y eso que Rafalea es una ciudad dificil”, agregó.

“Esto le vino bien a Leo: no solo lo entregó, sino que él sigue trabajando. Sigue con el juego en Rafaela y en Rosario. Me llegaron muchos mensajes con los nombres de quienes están detrás, acá en Rafaela”, concluyó.