Los empleados de la Clínica Nacer se declararon en estado de “asamblea permanente” a partir de la confirmación por parte del nosocomio de que a partir del 1° de julio ya tendrá ni internación ni guardia pediátrica.

De acuerdo a lo que pudo averiguar VíaRafaela, lo que sí continuaría sería la internación en el área de Neonatología. Allí hay 5 camas y hay otras 10 en el Hospital “Dr. Jaime Ferré”. Según la información suministrada, por lo pronto, no habrá despidos. Al menos, en el próximo mes. Después, se verá cuál será el personal necesario y se verá si se puede reubicar en otros efectores privados o bien, sí se emitirían los telegramas.

Desde el lunes, cuando se anunció públicamente el traslado de los pacientes, comenzaron a surgir los interrogantes respecto del futuro de la Clínica Nacer. Es que en agosto del 2020, cuando en Rafaela se iniciaba la primera ola de COVID-19, se empezaba con los rumores de un posible cierre, por la falta de pacientes. De hecho, se emitieron los despidos. Pero, después llegó un acuerdo con la provincia, para que la atención pediátrica pública se centrara en ese lugar. Sin embargo, para la mayoría de los rafaelinos, se seguía pensando que seguía en manos de privados.

Lo cierto es que este martes se emitió un comunicado en donde se informaba que por la falta de personal médico y de enfermería necesario, no se podría continuar con las internaciones y las guardias pediátricas.

Extraoficialmente, dijeron que habían sido informados. Sin embargo, desde el lunes por la noche, los 19 empleados se quedaron en las instalaciones del exPoliclínico, para evitar un cierre. Durante toda la jornada del martes estuvieron allí, reunidos con los representantes del gremio de la Sanidad.

Por la tarde, se emitió un comunicado, en donde se declaraban en estado de asamblea permanente.

Allí se habla de una “incierta situación de la continuidad de la fuente de trabajo de 19 familias rafaelinas”. Y que luego del traslado del mobiliario y de los pacientes internados, quedaron “en total desamparo e incertidumbre al personal y la salud de las y los rafaelinos”.

“La empresa no ha realizado ninguna comunicación oficial, lo que genera un gran malestar e inmensa preocupación a nuestras compañeras y compañeros, trabajadores de este establecimiento, que no saben si mañana tendrán el sustento que les permite poner la comida a sus mesas”, afirman y agregan: “Desde ATSA Santa Fe hacemos un llamado a la reflexión a los empleadores para que revean su postura, den la cara y aclaren esta situación que lleve tranquilidad al personal”.

“A su vez solicitamos la intervención del gobernador de la provincia, Omar Perotti, a fin de encontrar la solución que permita contener a estos trabajadores y trabajadoras, capacitados y formados en atención sanitaria infantil, tan necesarios en la región para la prestación de este servicio esencial de salud”, cierran el comunicado.