Rafaela vuelve a sufrir una ola de calor, en este caso, con una conformación distinta. A diferencia de las altas temperaturas registradas la semana pasada, en esta, los números son más bajos, pero con mayor humedad. Todo se vuelve pesado, pegajoso y claramente insoportable.

Así lo reflejaron los números de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA Rafaela. Desde antes de las 9, la temperatura ya superaba los 30°. A las 14.50 se marcó la temperatura máxima: 39.8°C, con 43%. Esto implica que la sensación térmica volvió a dar una cifra elevada: 48°C.

Lejos de mejorar, el Servicio Meteorológico Nacional anticipa un sábado de altas temperaturas. Al punto tal que puso a Rafaela junto al resto de la provincia de Santa Fe en “alerta amarilla”, por esta situación. Esto implica que “Pueden ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo, como bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas.

¿Cuándo llega el alivio? Bueno, los pronósticos siempre apuestan a lluvias y tormentas, que nunca se concretan. Pero, el viento rotaría el domingo por la tarde, cuando bajaría la temperatura y las máximas quedarían en torno a los 30°.