El día de hoy, en plena situación de restricciones a la población por la pandemia de COVID-19, el colegio Don Bosco en Resistencia abrió sus puertas a alumnos para brindarles clases presenciales. Esto se debe a una medida cautelar impulsada por padres de niños que asisten a la institución educativa de carácter religioso, y que fue dictada el viernes 12 de este mes por Adrián Farías, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 15 de la capital chaqueña.

Las clases serán solamente para 4º, 5º y 6º año de primaria, y según el fallo deben darse en forma bimodal combinada y con el uso del sistema de burbujas. También es especificado como requisito el seguimiento estricto de los protocolos de bioseguridad dispuestos a nivel tanto nacional como provincial.

Alexis Jovanovich, uno de los padres que impulsó la medida, señaló que el juez definió que, tras 10 días de observación de la situación en la primaria, la presencialidad podría extenderse a la escuela secundaria. En cuanto a primaria, expresó que cuando la promovimos esta medida, únicamente no tenían clases presenciales los alumnos de 4to, 5to y 6to de la Primaria”.

A su vez, Jovanovich comentó que Farías argumentó en su dictamen que “desde un punto de vista general hace ver que las escuelas no son el centro de los contagios; es el lugar en donde menos contagios se producen”.

“También desde un punto de vista general, el juez hace ver la necesidad de la vuelta a la presencialidad cuidada por los daños psicológicos y personales físicos que se van produciendo a los niños y niñas, sobre todo de la Escuela Primaria”, mencionó el padre.

Finalmente, indicó que “esta medida es en favor de la presencialidad cuidada para todos aquellos que deseen la presencialidad cuidada. Aquella familia que considere que, por el motivo que sea, no están dadas las condiciones para volver a la presencialidad, puede continuar de manera virtual y el Colegio Don Bosco garantiza también la decisión virtual”.