El prolongado y errático juicio por la muerte de Nora Dalmasso tuvo al menos hoy una jornada movida, con material muy potable para la comidilla y el cotilleo pero estéril en la búsqueda de la verdad, que se ignora desde finales 2006.

Mientras el único acusado, el viudo Marcelo Macarrón, permanece internado en una clínica, en Tribunales de Río Cuarto se realizó una nueva audiencia que tuvo como protagonista estelar a Michel Rohrer, ex allegado al matrimonio y señalado por los hijos como el verdadero responsable del crimen ocurrido en noviembre de 2006.

Sentado a declarar como testigo, Rohrer no fue uno más de la interminable lista de personas llamadas a declarar y dejó rimbobantes expresiones como las de tildar a Macarrón de ser un “Figuretti”, tal el personaje de televisión de los años 90.

“Macarrón es un Figuretti, siempre quiso figurar; siempre quiso ser el típico Figuretti, por eso decía que era amigo mío, para figurar”, comentó en declaraciones que recoge Puntal.

Previamente, había sido más calmo para abrir se alocución declarando: “Quiero que se haga Justicia y se encuentre el autor de la muerte de Nora Dalmasso”, aseguró.

A continuación, y en relación a las sospechas expresadas por el hijo de Dalmasso, el “francés” opinó que ”Facundo Macarrón es un tremendo mentiroso; saca el premio al peor hijo”, disparó.

En otro pasaje de su testimonio, admitió que estuvo relacionado en el acusado: “Conozco a Macarrón, fui amigo de él en una etapa de nuestra vida; ahora no, en absoluto”, declaró.

Ya en el final, opinó que “el juicio va eliminando incógnitas y sin duda cualquiera de los caminos que se vean van directamente al actual imputado Marcelo Macarrón”, cerró.