Mientras se investiga para determinar qué pasó en el comedor de una escuela de Río Cuarto, habló la mamá del alumno herido de una cuchillada y dijo “podría haber muerto”, en alusión a la pérdida de sangre que se detuvo gracias a un torniquete.

Tras el hecho ocurrido este martes en el comedor del colegio San Ignacio, el chico fue enviado de urgencia al Hospital Padua, donde hoy comienza a recuperarse tras haber sido operado: “Los médicos nos dicen que va a volver a caminar, pero no nos adelantan mucho, vamos viendo día a día”, contó su madre.

A continuación, Andrea reflexionó que su hijo “perdió mucha sangre, fue muy riesgoso lo que le sucedió y pudo morir desangrado en el comedor de la escuela. Mirando las cosas desde el punto de vista de la vida y la muerte, se salvó”, dijo con alivio en declaraciones a Radio Río Cuarto, este jueves.

Sobre el fatídico instante, la mujer refirió: “Alguien le tiró un pan y él le devolvió con una mandarina que era de este otro chico y aparentemente éste se le acercó como para que no le tocara la mandarina y lo demás fue muy confuso”, consideró.

No sé si el cuchillo estaba en la pierna y Juani se levantó. No se dio cuenta en el momento y luego vio que había mucha sangre”, comentó al tiempo que relató que fue una docente la que le practicó un torniquete.

Mientras el adolescente sigue internado, la madre reveló que el chico “está preocupado por tenis porque no podrá volver a jugar por cuatro meses y por sus exámenes porque no podrá ir a clases por tres semanas y habrá que ver el tema de cómo vuelve al colegio porque el trauma queda”, concluyó.