Un albañil de 30 años sobrevivió a una caída de casi 10 metros en la localidad cordobesa de Las Higueras. Milagrosamente, el hombre, que estaba construyendo un tapial en una vivienda de esa comuna, sólo sufrió un esguince de tobillo.

Según explicó Roberto Cuggino, jefe de Bomberos de la localidad, el albañil habría saltado al suelo desde una altura inferior a los dos metros. Fue tal la mala suerte que cuando cayó, lo hizo sobre la tapa de cemento del pozo.

Por el peso, la tapa se quebró y el obrero entró en la cámara. El trabajador habría amortiguado la caída sosteniéndose de las paredes del antiguo pozo séptico.

“(Cayó) Más de nueve metros, es como caerse de un tercer piso, pero parece que, como es un chico joven, se pudo ir frenando, con los brazos y pies en los costados del pozo. Y en el fondo había tierra blanda. El operario tenía calzado de seguridad, todo. Lo sacamos con un sistema de poleas, con correas. Lo trasladamos en camilla al hospital, en una ambulancia de bomberos y sólo habría tenido un esguince en un tobillo”, narró Cuggino.

Según aseguraron, desde que cayó hasta que lo rescataron y lo llevaron al Hospital San Antonio de Padua de Río Cuarto, el hombre nunca perdió la consciencia.