Fue un suceso cargado de polémica que reflota ahora, a un año de que la Municipalidad de Río Cuarto suspendió a una enfermera que aprovechó su posición para vacunar a su pareja, que no tenía turno para recibir la dosis.

A un año de aquel episodio, el municipio levantó la suspensión, pero el asunto sigue siendo materia de una investigación, en la que se sospecha que la profesional habría “desviado” una dosis del vacunatorio.

En paralelo al sumario administrativo que le inició la Secretaría de Salud en 2021, la Corte Suprema de la Nación tiene que resolver si el caso pertenece a la Justicia Federal o la de Córdoba.

La agente municipal Gabriela Guzmán habría tomado una dosis, que se presume estaba asignada a un ciudadano que no se presentó al vacunatorio municipal, y se la habría aplicado a su pareja, por lo que el Municipio le abrió un sumario administrativo y denunció su conducta a la Justicia, resumió Puntal este jueves.

Un año suspendida

En materia administrativa, la enfermera municipal ya no está suspendida, aunque el sumario en su contra sigue abierto, por haberse cumplido el plazo de un año desde el inicio del sumario sin haberse dictado resolución alguna, conforme lo establece el artículo 194 del Estatuto del Empleado Municipal.