Cuesta imaginar las consecuencias de la colisión de un auto o un camión con una bobina de acero de 12 toneladas. Lo cierto es qeu afortunadamente el choque no ocurrió, aunque sí cayó el pesado cargamento al pavimento dela avenida de Circunvalación y ocasionó el corte total de tránsito en una de las manos de la traza.

El incidente se desencadenó antes del mediodía en la vía que rodea Rosario a la altura de Oroño y generó sorpresa no solo por lo voluminoso del elemento que quedó en la calzada, también porque de milagro ningún vehículo embistió el obstáculo.

La carga le pertenecía a un camión de la empresa Ternium que había salido de San Nicolás y que por circunstancias que se intentaban determinar se desprendió del acoplado.

Inmediatamente después del siniestro personal de seguridad implementó desvíos y cortó el tránsito. Al mismo tiempo, se activó un operativo para desmantelar la bobina que debió ser trozada con maquinaria especializada para que una grúa pudiera mover por partes las planchas de acero.