Alberto Fernández y Omar Perotti anuncian el envío de 300 gendarmes a Rosario

El ministro nacional Aníbal Fernández fue el último en sentarse a la mesa durante el encuentro.
El ministro nacional Aníbal Fernández fue el último en sentarse a la mesa durante el encuentro. Foto: @alferdez

El Presidente y el gobernador de Santa Fe acordaron nuevas medidas para reforzar la seguridad en la ciudad.

Después de los reclamos de Omar Perotti a la Nación, el gobernador de Santa Fe se reunió este lunes con el presidente Alberto Fernández. Tras el encuentro que incluyó al intendente de Rosario, Pablo Javkin, se anunció el envío de 300 gendarmes a Rosario y otras medidas para mejorar la seguridad a nivel local.

El cónclave en la Casa Rosada concluyó a última hora de la jornada. Pasado un mes desde el plazo que se fijó para la apertura de un nuevo destacamento móvil en la ciudad, el jefe de Estado prometió sumar personal para llegar a “los mil efectivos que son necesarios”.

“Además, designaremos un comandante de la fuerza federal que ordene el trabajo”, añadió el presidente Fernández después de la reunión. Por su parte, Perotti destacó que se trata de una medida “clave para coordinar de la mejor manera” la acción de la policía provincial.

El gobernador de Santa Fe estimó el destacamento de Gendermería comenzará a funcionar “en los próximos 30 días”. Javkin comentó que tiene “más expectativas por los resultados efectivos”, pero subrayó que acordaron “cinco puntos estratégicos” para abordar la crisis en Rosario.

Además de la llegada de gendarmes y el comando unificado, el Presidente se comprometió a apoyar el proyecto para reformar la Justicia federal en la provincia, de modo que cuente con una “estructura más sólida”. Al respecto, Perotti sostuvo que la iniciativa se refiere a una “necesidad de todos los argentinos” frente al avance de la narcocriminalidad.

Javkin y Perotti se fueron por la noche de la Casa Rosada tras acordar cinco puntos estratégicos.
Javkin y Perotti se fueron por la noche de la Casa Rosada tras acordar cinco puntos estratégicos. Foto: @omarperotti

Durante el encuentro en Casa Rosada se sumó el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, que la semana anterior intercambió críticas con Javkin por la situación y la falta de gendarmes. En ese contexto, el rosarino se llevó otras dos promesas importantes para la ciudad. Por un lado, el refuerzo de las medidas de control en las cárceles federales. Por otra parte, impulsar los procesos de urbanización en los barrios más conflictivos.

“Ante el avance narco y la ola de violencia, no importa el color político sino que lleguen soluciones rápidas y efectivas”, expresó el intendente este martes. En esta instancia, pidió que la Nación colabore para cuidar “más y mejor a los vecinos y vecinas de Rosario”.