En una final entretenida a la que la lluvia le dio un marco especial, Brian Impellizzeri ganó la medalla de plata en salto en largo T37 durante los Juegos Paralímpicos. El rosarino superó su récord personal y quedó muy cerca de la mejor marca a nivel mundial.

//Mirá también: Cuatro deportistas de Santa Fe llegaron a los Juegos Paralímpicos de Tokio

“Muchos pensarán que se perdió la medalla de oro pero todo lo contrario”, afirmó el flamante subcampeón en Tokio. Este jueves le sobraban motivos para celebrar. Entre ellos se destaca que es el primer atleta paralímpico argentino que consigue subirse al podio en esta disciplina en más de 60 años de historia.

En el segundo de seis saltos, el atleta de 23 años alcanzó un registro inédito de 6,44 metros. “Si nadie se sarpaba, éramos oro”, comentó sobre la expectativa que tenían junto a su entrenador Martín Arroyo. Así reconoció la gran actuación de Vladyslav Zahrebelnyi quien lo superó con 6,59 metros. En tercer lugar quedó el brasileño Mateus Evangelista Cardoso.

//Mirá también: Pipo Carlomagno ganó la medalla de plata en natación

Impellizzeri quedó a 33 centímetros del récord mundial vigente en sus primeros Juegos Paralímpicos. En diálogo con DeporTV, concluyó que tuvo una actuación “excelente” y adelantó: “Se puede mejorar y vamos a seguir trabajando”.

Una porción de pizza de premio

Recién llegado a la villa olímpica, Brian contó este jueves que no comía desde las 6 de la mañana. Tras la ceremonia de premiación tuvo que quedarse tres horas más para el control antidopaje.

Brian festejó con la bandera argentina luego de quebrar su récord personal en Japón.

“Mi merienda fue una porción de pizza con pollo y papas. Estábamos muy mal, teníamos muchísima hambre”, señaló en un video publicado a través de su cuenta de Instagram.

Después de darse una ducha, agradeció la cantidad de mensajes y felicitaciones que recibió por su resultado en Japón. Luego de señalar que se trata de un logro inédito para el deporte paralímpico argentino, se planteó como objetivo “que la próxima sea de oro”.