En los últimos días se viralizó la imagen de un productor sentado en el techo de su camioneta, que se encuentra enterrada en el barro y tapada de agua. La imagen se captó en una zona rural de San Gregorio, provincia de Santa Fe, y ahora salió a la luz la historia del hombre que vivió esta situación.

El protagonista de esta foto es Amando Rey, un chacarero con una larga historia de familia ligada al campo. Días atrás, cuando salió a trabajar y tomó el camino que une Iriarte, provincia de Buenos Aires, con San Gregorio, provincia de Santa Fe, se quedó atascado.

Intentó pasar una y otra vez, pero no lo logró, y rápidamente el camino se transformó en un inmenso río cuando se fue acumulando el agua de la lluvia, al punto que no le quedó otra que salir de su vehículo, y esperar a ser rescatado en el techo del mismo.

Si bien la imagen llamó la atención, en la zona aseguran que es algo muy habitual por el nulo mantenimiento que se le hace a los caminos rurales, lo que provoca que con asiduidad los vehículos queden clavados en algún pozo, y encima ahora, puedan ser arrastrados por el agua.

Como Armando no respondía, su hijo, Enrique, fue a buscarlo y se encontró con su papá intentando evitar ser tragado por el agua. Resultada imposible su rescate en un vehículo común, por lo que tuvo que ir a buscar el tractor y junto a otros productores de la zona, logró rescatar al hombre y retirar la camioneta, que quedó sumamente dañada.

“Mi papá está bien, fue el susto del momento. Tenemos mucha bronca por la situación”, dijo Enrique a Agrofy News. “Queremos buenos caminos, en un tiempo más vamos a tener que sacar la cosecha por ahí. Solo estamos pidiendo obras. Que se pongan las pilas”, reclamó el muchacho a las autoridades.