En vísperas del inicio del año académico, la Universidad Nacional de Rosario (UNR) decidió exigir el pase sanitario para actividades presenciales. Así lo anunció este martes el rector Franco Bartolacci a la hora de referirse a las medidas para la reapertura de las facultades en medio de la pandemia de coronavirus.

El exdecano de Ciencia Política consideró que es “razonable exigir la vacunación” contra el COVID-19 en esta instancia. En cuanto al panorama en las diferentes instituciones, comentó que el 95 % de estudiantes se inocularon para prevenir la enfermedad.

Bartolacci afirmó que el pase sanitario “promueve el compromiso genuino” en la comunidad educativa frente a la pandemia de coronavirus. De esta manera defendió la implementación a partir del lunes 7 de febrero, cuando se reanudan las actividades académicas.

La resolución de la UNR establece un mecanismo de control alternativo a quienes no completaron el esquema de vacunación COVID-19. En ese caso se pedirá un test negativo realizado en las últimas 72 horas para permitir el ingreso a las facultades.

El rector Bartolacci explicó que el objetivo este año es recuperar la “presencialidad plena” después de dos años con poco movimiento en las aulas. Ante la consulta de Radio 2, anticipó que sostendrán “con la misma firmeza” los sistemas y recursos para educación a distancia que se desarrollaron durante la pandemia.