Debieron pasar 121 años para que el Jockey Club Rosario aprobara la asociación plena de las mujeres, que hasta el momento sólo podían formar parte de la institución como adherentes.

En una asamblea en la que no participaron mujeres, ya que a pesar de ser parte de la vida social e institucional de la entidad durante más de un siglo no gozaban de los mismos derechos políticos que los varones, se aprobó este cambio fundamental. “Esto es poner al club en el lugar que corresponde y en los tiempos que corresponden”, dijo al respecto el presidente del club, Charles Roberts.

El Jockey Club definió, con el 99% de los votos a favor, ninguno en contra y un 1% de abstenciones, la aprobación de los nuevos estatutos que les darán acceso a derechos plenos a las mujeres. “Estoy muy contento por este paso, es algo que nos pone orgullosos porque es lo que correspondía, que es adecuar el estatuto del club porque es lo que la vida social te exige, donde vos, yo y todos tenemos los mismos derechos entre hombres y mujeres”, declaró a Télam.

Consultado sobre el origen de la movida que logró la inclusión de la mujer con derecho a ser socia plena, Roberts recordó que “surgió en 2015, cuando empezamos a trabajar con una comisión en la que yo era el vicepresidente y presentamos un programa de 10 puntos para aggiornar el estatuto y se formó una comisión de expresidentes y abogados, junto al gerente y al administrador, que presentó un proyecto en 2016″.

Con respecto al extenso proceso de seis años para lograr incluir a las mujeres, el titular del club reconoció que “hubo muchas discusiones porque había algunos que querían abrir el club a todo el mundo y otros que no lo querían abrir a nadie. Hubo muchos votos a favor y no hubo votos en contra, sólo algunas abstenciones”.

Roberts advirtió que “hay estatutos del 1900 y las realidades de las familias y la sociedad variaron mucho, y no se las puede seguir dejando afuera de la realidad institucional”. El Jockey Club de Rosario, fundado en 1900, tiene ahora unas 14.000 personas que participan en los espacios del club pero solamente cuenta 5.000 socios activos (varones). Ser inscriptas como socias plenas en la institución les dará a las mujeres -a partir de ahora- derechos políticos dentro del club, además de la posibilidad de participación en los espacios dirigenciales y hasta en llegar a la presidencia.