Después de varios días de amagues, finalmente llovió por la noche luego varias horas de viento intenso y este domingo pueden registrarse nuevas tormentas en Rosario. De acuerdo al pronóstico, no se espera una tarde calurosa, aunque la temperatura subirá en el inicio de la semana y se vienen más días grises.

La ciudad amaneció con 22° y la marca ya superaba la mínima prevista. Con alta humedad, viento en calma y buena visibilidad, se anunció mayor probabilidad de precipitaciones para las primeras horas de la jornada. Sin embargo, no se descartaban fenómenos aislados pasado el mediodía.

Según los datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la temperatura en Rosario no superará los 27 grados. No obstante, para el lunes se espera una tarde un poco más calurosa. Asimismo, subsiste la chance de tormentas y chaparrones aislados hasta el miércoles.

El pronóstico para la ciudad señala que las condiciones mejorarán desde el jueves con cielo parcialmente nublado. Así como vuelve el sol, también aumentará la temperatura, aunque las mañanas serán un poco más frescas de cara al fin de semana que viene.

Por otra parte, el nivel del río Paraná frente a Rosario bajó un poco después de un salto importante en los días anteriores. La altura cayó a -10 centímetros este sábado, aunque sigue lejos del piso de medio metro negativo registrado el 13 de enero.