Narcotráfico en Rosario: piden 8 años de prisión para el financista Gustavo Shanahan

El ex director de Terminal Puerto Rosario quedó involucrado en una causa por narcotráfico que llevó a la Justicia al “Peruano” Rodríguez Granthon.

Las pericias dieron información certera sobre negocios de Shanahan con narcotraficantes.
Las pericias dieron información certera sobre negocios de Shanahan con narcotraficantes. Foto: La Capital

Este miércoles Fiscalía pidió la pena de 8 años de prisión para el ex director de Terminal Puerto Rosario, el financista Gustavo Shanahan, acusado de ser coautor del comercio de estupefacientes tras demostrarse que el dinero de varios búnkeres de droga de Villa Banana se cambiaban por divisas en su financiera.

Los funcionarios judiciales Federico Reynares Solari y Matías Scilabra fueron los encargados de solicitar ante el Tribunal Oral Federal N° 3 de Rosario la condena, dentro de una causa en la que también se pidieron 23 años de cárcel para Julio Andrés Rodríguez Granthon, conocido en el ámbito como “El Peruano” y la unificación de dos causas ya finalizadas y firmes en la Justicia federal.

¿Por qué shanahan quedó implicado en el narcotráfico?

La investigación por la que Shanahan y Granthon terminaron en juicio empezó en abril del 2021, cuando se llegó a la información de que personas ligadas al comercio de estupefacientes en Villa Banana frecuentaban una financiera ubicada en España al 800, propiedad de Shanahan, en la que funcionaba una “cueva” en la que se adquirían las divisas para comprar insumos que posibilitaran el comercio de estupefacientes.

Quien organizaba el tráfico desde su lugar de detención era Rodríguez Granthon, que para ello se valía de personas bajo su mando, contando con un cabecilla extra muros, quien fuera aprehendido durante el mes de julio de este 2023, en otra causa de drogas seguida contra Granthon: Facundo Pérez, alias “Jirafa”.

Analizados todos los elementos probatorios aportados por las fuerzas de seguridad, consistentes en tareas de seguimientos, filmaciones, fotografías, escuchas telefónicas y allanamientos, se sumaron peritajes de celulares secuestrados en la casa de Shanahan, y allí surgieron conversaciones de WhatsApp que, en opinión del Ministerio Público Fiscal (MPF), formaron parte de la prueba objetiva que puso luz a la acusación.

Temas Relacionados