Cuando parecía que estaba todo preparado disputar la clasificación en la Copa Sudamericana, este lunes se confirmó que Rosario Central no jugará en la cancha de San Lorenzo. La Academia deberá presentarse como local fuera de la ciudad de Buenos Aires ante Huachipato en la quinta fecha del grupo A.

//Mirá también: “Kily” González se puso a fumar tras su expulsión y victoria ante San Lorenzo

El club tenía planeado mudarse al Nuevo Gasómetro para enfrentar a los chilenos debido a las restricciones sanitarias para recibir vuelos internacionales en el Aeropuerto de Fisherton. Sin embargo, la negativa de las autoridades porteñas lo llevará a ser anfitrión en Banfield este miércoles a las 21.30.

Central utilizará el Estadio Florencio Sola en el sur de conurbano bonaerense para afrontar un duelo clave en busca de superar la fase inicial del torneo internacional luego de la victoria ante el Ciclón, aunque como visitante. Desde Arroyito explicaron que la Secretaría de Seguridad porteña no aceptó la apertura de la cancha en el Bajo Flores.

“Adujeron que ese día tiene otros dos partidos: el de Vélez y el de River”, explicó a Télam por la tarde Ricardo Carloni. El vicepresidente primero recordó que Huachipato se había negado a volar hacia Rosario desde Ezeiza en un chárter pagado por la Academia.

//Mirá también: En parapente tiraron panfletos del clásico rosarino mientras jugaba Newell’s

El directivo canalla explicó que el equipo saldrá del Gigante porque el club chileno “se apegó al reglamento de la Conmebol, que no permite un traslado en micro en distancias mayores a 150 kilómetros”. Además, la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) no autorizó que el avión de Latam llegara directamente al Aeropuerto Internacional “Islas Malvinas”.

“Es increíble, no nos autorizan a jugar un partido sin público y en un horario restringido, es decir a las 21.30”, se quejó Carloni.

Huachipato encabeza el grupo A de la Sudamericana con 8 puntos, seguido por Central con 7; 12 de Octubre de Paraguay, con 5, y San Lorenzo, con 1.