Un policía se encuentra internado en grave estado luego de ser baleado esta madrugada por delincuentes que abrieron fuego desde un vehículo robado cuando el oficial intentó identificarlos. En el ataque utilizaron una ametralladora.

Se trata del oficial Gabriel Sanabria (25), oriundo de la localidad santafesina de San Javier, quien lucha por su vida en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), luego de ser baleado por cinco personas.

Voceros judiciales señalaron que el hecho tuvo lugar durante la madrugada de este viernes en Arijon al 400, zona sur de Rosario, donde Sanabria realizaba un control de rutina junto a un compañero.

En ese marco, los agentes se disponían a identificar a los ocupantes de un automóvil Peugeot 206, pero cuando el hombre se acercó a la cabina para pedir los datos del conductor y los cuatro pasajeros, éstos respondieron con múltiples disparos desde el interior del rodado y emprendieron la fuga.

Gabriel Sanabria lucha por su vida en el HECA Foto: gaby.sanabria.33

De inmediato, el oficial herido fue trasladado de urgencia al hospital Roque Sáenz Peña, aunque debido a la gravedad de sus heridas fue derivado al Heca, donde el equipo médico confirmó que el policía recibió al menos diez disparos en la zona del abdomen y sus piernas.

En efecto, Sanabria debió ser intervenido quirúrgicamente y actualmente su estado es “reservado”. Tras el ataque a balazos contra el policía, se montó un “operativo cerrojo” para dar con los agresores, que abandonaron el vehículo en el cruce de las calles Ayacucho y Hungría.

Más tarde, personal del Comando Radioeléctrico, la Policía de Acción Táctica y Gendarmería Nacional dieron con los presuntos atacantes que se encontraban en la zona donde se descartó el automóvil.

Se trata de cuatro hombres y una mujer, entre quienes hay dos adolescentes de 16 y 17 años. Además, se informó que al momento de la detención los imputados llevaban consigo pistolas ametralladoras y dos pistolas 9 milímetros.

Sobre el caso, formuló declaraciones a la prensa la titular de la Policía de Rosario, Margarita Romero, quien pidió a la comunidad: “Recen por nuestro compañero”.

“Estamos esperando y rezando por nuestro compañero pero esto no nos va a amedrentar. Estamos convencidos de lo que queremos para cada ciudadano de Rosario”, dijo Romero a medios locales.