Tres personas sufrieron mordeduras de palometas en el río Paraná. Los casos se confirmaron este miércoles a partir de la intervención de guardavidas en la Rambla Catalunya y los encargados de vigilar la playa pública recomendaron ir con “precaución” ese sector de la costanera norte.

Todas las víctimas fueron asistidas el último martes en el puesto sanitario del balneario. Los médicos diagnosticaron que presentaban lesiones en sus extremidades inferiores y pudieron retirarse a sus domicilios luego de recibir las curaciones correspondientes.

El jefe de guardavidas, Leandro Manino, explicó que en todos los casos atendieron a nadadores que usaban el canal de la parte más profunda. De esta forma, aclaró que se dio una situación diferente a la de años anteriores, cuando los peces se metían en sectores más cercanos a la playa.

Los encargados de la prevención en la rambla confirmaron que la zona donde estaban las personas heridas se cerró de manera preventiva. Sin embargo, el área para bañistas continuaba habilitada.

“En la zona de playa, mientras tanto, mantenemos el aviso de precaución”, explicó Manino ante la consulta de Canal 3.

Según fuentes de la Municipalidad, las altas temperaturas y también las vísceras que lanzan al río los pescadores cuando limpian las piezas, serían factores que favorecen la llegada de las palometas a la costa rosarina.

El último 16 de febrero también se registraron algunos ataques de palometas, en el extremo norte del balneario La Florida, aunque ningún caso resultó de gravedad.

En el verano de 2013, hubo ataques masivos de palometas cuando un cardumen generó lesiones a unos 60 bañistas en la costa rosarina, entre ellos, a una niña a la que debieron amputarle un dedo de su mano.