La violencia en el fútbol volvió a estar presente en la Liga Casildense este domingo. Se definía que equipo pasaba a la final pero disturbios en la tribuna hicieron que el partido se suspenda y los incidentes se trasladaron a la calle: prendieron fuego un patrullero.

El domingo por la tarde se enfrentaban el Club Atlético Chabás ante Huracán de Chabás por un lugar en la final del campeonato. Según detalla La Capital, los locales estaban ganando por 2-0, pero a pocos minutos del final Huracán lo dio vuelta (3-2); esto generó disconformidad en las hinchadas y el árbitro suspendió el encuentro.

Testigos aseguran que la policía intervino realizando disparos con balas de goma y tiraron gases lacrimógenos para que los violentos se dispersen y salieran de la cancha. Una vez en la calle, los vándalos atacaron a un patrullero que estaba estacionado: lo prendieron fuego y explotó.

Afortunadamente no había uniformados en el móvil, pero una mujer policía tuvo que ser asistida ya que quedó en estado de shock nervioso por lo vivido.