Conocer los inicios de un meme se ha convertido en una tarea interesante y más cuando se trata de un caso como el de András Arató. Este hombre caucásico, de mediana edad y con una expresión un poco curiosa que genera dudas sobre si se encuentra feliz o con algún dolor se convirtió en “Hide the Pain Harold” hace más de 10 años.

La forma en que sus fotos llegaron a Internet es un poco diferente a la de algunas otras celebridades de los memes. Todo comenzó cuando un fotógrafo le hizo una sesión para vender sus postales para publicidad, lo que no esperaba András era lo que algunas personas harían con sus imágenes.

“Estoy convencido de que nadie quiere ver su cara como un personaje para chistes. Al principio entré en negación: ‘No, ese no soy yo’. Quise que lo detuvieran y dejé de tomarme fotos, pero no pude hacer nada más al respecto. Tal vez esperar a que todo parara. Sin embargo, estaba muy enojado. No quería ser un meme”, contó Arató en una entrevista durante su gira por Latinoamérica con el medio FayerWayer.

La imagen del clásico meme.Web

Sin embargo, con el paso de los años y al darse cuenta que nada se elimina de Internet, el húngaro decidió aprender a vivir con ello. En realidad, se dio cuenta que podía darle un giro al asunto si mostraba su verdadera personalidad y fue así cómo los memes pasaron de ser negativos a divertir a muchas personas.

András Arató junto a un monolito en Hungría.Captura de Facebook

En los últimos meses, el protagonista de tantos famosos meses se convirtió en tendencia y no fue por una nueva foto. Arató apareció junto a uno de los monolitos que empezaron a llenar las redes sociales tras su primer hallazgo en Estados Unidos.

Ver las expresión de “Harold” junto al mensaje que se encontraba junto al extraño monolito generó todo tipo de reacciones en diferentes partes del mundo. “Según el cartel es un regalo de la Federación Intergaláctica”, contó el húngaro en su publicación en Facebook, donde recibió divertidas respuestas como “Tu sonrisa dice ‘gracias por este amable regalo, extraterrestres’ mientras tus ojos dicen ‘estamos jodidos’”.