Detuvieron al concejal salteño, Rubén Waldino Palmero, de 46 años, y lo imputaron por el delito de tentativa de abuso sexual simple, en perjuicio de un menor de 16 años. Él asistió a la audiencia de imputación acompañado de su abogado particular y se negó a declarar.

El hecho ocurrió el domingo pasado y fue denunciado por el padre de la víctima. Luego, el menor de 16 años dio su versión de los hechos. Contó que caminaba por la calle cuando fue interceptado por al acusado, quien iba a bordo de una moto, y le ofreció llevarlo hasta el río Juramento donde supuestamente estaban sus amigos. El joven se negó y siguió caminando.

Minutos más tarde, y a un par de cuadras adelante, Palmero volvió a aparecer y le propuso acercarlo hasta su casa. El menor accedió y subió a la moto. El acusado desvió el camino y lo llevó hasta un basural, donde, según su testimonio, lo amenazó con someterlo sexualmente o lo mataría, con un hierro en la mano. Luego lo empujó contra unas chatarras de autos y en ese momento, el joven aprovechó para propinarle un golpe con medio ladrillo en la cabeza. Después de un forcejeo, logró escapar.

Una mujer, que se encontraba cerca del lugar con una amiga, contó que vio a dos personas llegar en una moto, y que luego escuchó los pedidos de auxilio del joven. Llamó a la Policía pero el concejal, quien también trabaja como profesor, ya se había ido.

La víctima declaró que no conocía al acusado más que por el saludo cotidiano y que antes de los hechos, le había ofrecido un trabajo de desmalezamiento. Agregó que sus amigos le negaron que fueran a juntarse a beber con “el profe” en el río y que cuando éste lo abordó, ya sabía que mentía al respecto. De acuerdo a las declaraciones recabadas, Palmero habría mantenido charlas de contenido sexual con otros menores.