Paso poco más de un mes del polémico ingreso de militantes K al predio donde el Presidente encabezada el homenaje a Güemes, el pasado 17 de junio. Autorizados por funcionarios nacionales y provinciales, integrantes de la CCC, Barrios de Pie y Movimiento de Pie atravesaron los anillos de seguridad dispuestos alrededor del Monumento a Güemes e ingresaron al hotel donde se alojaba Alberto Fernández.

La situación derivó en una denuncia contra el ministro de Seguridad de la provincia, Juan Manuel Pulleiro, quien está imputado por incumplimiento de sus deberes de funcionario público. Se lo acusa de permitir el ingreso de los militantes cuando el contexto sanitario lo prohibía. El funcionario respondió que lo hizo por orden de Casa Militar, dependiente de la Casa Rosada, que tiene a su cargo la custodia del Presidente.

A un mes de lo sucedido, y tras negarse a declarar durante la audiencia de imputación en su contra, Pulleiro lamentó que “se gaste recursos y tiempo en una investigación que no tiene sentido”. “Está claro que la seguridad del Presidente es responsabilidad de la Casa Militar, que depende de la Secretaría General de la Casa Rosada, cuyos responsables autorizaron el ingreso de estas 60 u 80 personas que vinieron a saludar a Alberto Fernández”, explicó a Central Policial.

El Ministro de Seguridad señaló al funcionario nacional Néstor Moccia, como la persona que habló con el comisario a cargo de custodiar el tercer anillo de seguridad y le expresó la intención del Presidente de saludar a los militantes. “En ese escenario era responsabilidad de ellos determinar quiénes podían pasar y quiénes no. El primer anillo estaba a cargo de las fuerzas federales y ahí se produjo la aglomeración, mientras cruzaron los anillos a cargo de la Policía de Salta estuvo organizado. Lo que pasó después fue responsabilidad de la casa militar”, recalcó. “Me imputaron por incumplimiento de funcionario cuando yo estaba ahí para ver cómo estaba mi gente que cubría el tercer anillo de seguridad”, finalizó.